Conviction (2010) | BlackBerry OS 10 Wallpapers | Doktor Strange / Doctor Strange (2016)

PRIMER MILENIO. Marbitiaplausur. No. 227


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "PRIMER MILENIO. Marbitiaplausur. No. 227"

Transcripción

1 LOS REYES NEOELAMITAS: BABILONIA (dinastía elamita): Crónica dinástica: PRIMER MILENIO Marbitiaplausur No. 227 «Marbitiaplausur, desceruliente lejano de Elam, reinó seis años. Está enterrado en el palacio de Sargón. [1 rey] el ciclo de [Ela]m. Reinó 6 años»"^. BABE.ONIA (IX dinastía): Documento cronográfico: Nabushumaishkun No. 228 *r... Entregó habitantes de Babilonia a los países de Hatti y Elam en señal de paz...» «Preparó mujeres de su palacio y las ofreció en señal de paz a los países de Hatti y Elam...»'*". 239 Col. v: Grayson A.K., ABC (= TCS V) No. 18. Fragmento de la Lista Real A, relativa a dinastías babilónicas. Cuatro puntas de flecha de bronce provenientes de Luristán, al noreste de Elam. mencionan a este rey como «rey del universo». Aunque su ascendencia pudo ser elamita, se trata de un auténtico rey babilonio. 240 Col.iii:14'-l5'y 44'-45',WAÍfl2B pp ; Glassner J.J., Cftrani^ues meíopofamienn«.v, No. 51 pp Texto literario, pero de contenido histórico, procedente de Uruk, que narra los actos impíos cometidos por este rey con los ciudadanos de Babilonia. 85

2 Nabonasar Crónica^': No. 229 «Quinto año de Nabonasar: Ummanigash se sentó en el trono de Elam»^'*^. Crónica: Merodacbaladan II No. 230 «Segundo año de Merodacbaladan: Ummanigash el rey de Elam, en un distrito de Der vino a las manos con Sargón, el rey de Asiria. Acabó con el mandato de Asiria. Causó su gran derrota. Merodacbaladan, junto con sus tropas, que había venido para auxiliar al rey de Elam, no llegó (a tiempo) y se retiró»^*^. No. 231 «Quinto año de Merodacbaladan: Ummanigash el rey de Elam murió. [26-] años fue Ummanigash rey de Elam, [Ishtar]hundu el hijo de su hermana se sentó en el trono de Elam»'**. No, 232 «Año 12 de Merodacbaladan: Sargón [el rey de Asiria] bajó y libró un combate contra las tropas de [Merodacbalajdán. Merodacbaladan a causa de su derrota, al país de Elam huyó. [Merodacbaladan] fue doce años rey en Babilonia. Sargón se sentó en el trono de Babilonia»^*^. 241 Las relaciones de Babilonia (IX dinas(ía), Asiria y Elam, consignadas desde el punto de vista babilonio, se narran en dos documentos de contenido paralelo, conocidos como la «Crónica babilónica». Uno describe los sucesos ocurridos de Nabonasar a Samashshumaukin ( a. C), el otro, de Nabonasar a Asaiadón ( a, C). Grayson A.K., ABC, Nos. la y IB; Glassner J.J. Chroniques mésopotamiennes. Nos. 16 y 17 pp, Crónica babilónica, col. i:9-10. CT" XXXIV PL Crón. bab., col. i: CT XXXIV PL Conservamos el nombre bíblico de este rey, citado en acadio por otros autores como Mardukaplaidin. 244 Crón. bab., col. i; CT XXXIV PL Crón. bab,, col. ii: 1-5, CT XXXIV PL

3 Asumadinshume Crónica: No. 233 «Primer año de Asumadinshume: Hallushu, el hermano de Ishtarhundu, rey de Elam, se apoderó de él y le cerró la puerta ante él. Dieciocho años fue Ishtarhundu rey en Elam. Hallushu su hermano se sentó en el trono en Elam»'*^. No. 234 «Sexto año de Asumadinshume: Senaquerib marchó a Elam, destruyó las ciudades de Nagitu, Hilmi, Pillatu y Hupapanu y se llevó su botín. Después Hallushu, rey de Elam, marchó contra el país de Akkad. Al final del (mes) Tashritu (septiembre-octubre), entró en Sipar y mató a sus habitantes. Samash no abandonó el (templo) Ebabbar (= no salió de procesión). Asumadinshume fue capturado y llevado a Elam. Seis años fue Asumadinshume rey en Babilonia»'''^. Crónica: Nergalushezib No. 235 «El rey de Elam puso a Nergalushezib en el trono en Babilonia y efectuó una retirada asiria.» «Primer año de Nergalushezib: En el mes de Tammuz (junio-julio) el día 16, Nergalushezib tomó Nipur, la saqueó y la despojó. En el mes de Tashritu (septiembre-octubre), el día uno, las tropas asirías entraron en Uruk; rescataron a sus habitantes y a los dioses de Uruk. Nergalushezib, después que los elamitas vinieron y se llevaron los dioses y a los habitantes de Uruk, en el mes de Tashritu, el día 7, en un distrito de Nipur libró un combate contra las tropas de Asiria; en el combate, en la llanura fue cogido y llevado a Asiria. Un año y seis meses ejerció la realeza Nergalushezib en Babilonia.» «[En el mes de Tashritu] el día 26, su pueblo se apoderó de Hallushu rey de Elam, le cerraron la [puerta] frente a él y le mataron. Seis años fue Hallushu rey en Elam. Kudurru se sentó en el trono de Elam. Después Senaquerib marchó a Elam, destmyó desde el país de Rashi hasta Bit-Burnaki y se llevó su botín»'*". 246 Crún. bab., col. ii: CTXXXIV PL 47; ANETp Crón. bab.. col. ü: CT XXXIV PL 47-48; ANET p Crón. bab., col. ii:43-47 y col. iv:l-ll. CT XXXIV PL45 y 48-49; ANETp

4 Mushezibmarduk Crónica: No. 236 «Mushezibmarduk se sentó en el trono de Babilonia. Primer año de Mushezibmarduk: En el mes de Abu (julio-agosto), el día 17 (var.: día 8), Kudurru, rey de Elam, fue tomado en una rebelión y murió. Diez meses fue Kudurru rey en Elam. Menanu se sentó en el trono de Elam. En un año desconocido, Meruxnu reunió los ejércitos de Elam y Akkad y atacó a Asiria, en la ciudad de Halule. Hizo un raid contra Asirla»'**. No. 237 «Cuarto año de Mushezibmarduk: En el mes de Nisan (marzo-abril), en el día 15, Mermnu, rey de Elam, sufrió un ataque; su boca se paralizó, no pudo hablar.» «En el mes de Kislimu (noviembre-diciembre), el día 1, la ciudad fue tomada, Mushezibmarduk fue capturado y llevado a Asiria. Cuatro años fue Mushezibmarduk rey en Babilonia.» «En el mes de Adaru (febrero-marzo), el día 7, Menanu, rey de Elam, [murió]. Cuatro años [fue] Menanu rey [en Elam]. Hummarmldashu se sentó en el trono de Elam»'^". No. 238 «El octavo año no hubo rey en Babilonia. En el mes de Tammuz (junio-julio), el día 3, los dioses de Uruk entraron en Uruk procedentes de Asiria.» «En el mes de Tashritu (septiembre-octubre), el día 23, Hummanaldashu, rey de Elam, fue atacado a mediodía y [murió] al atardecer Ocho años fue Hummanaldashu rey en Elam. Hummanaldashu (II) se sentó en el trono de Elam.» «En el mes de Tebitu (diciembre-enero), el día 20, su hijo mató a Senaquerib, rey de Asiria, durante una rebelión. [ Veinticuatro?] años fue Senaquerib rey de Asirla»'^'. Crónica: Asaradón No. 239 «Primer año de Asaradón: Nabuzerkitilishir del País del Mar, remontando el río, estableció el campamento delante de Ur, pero no tomó la ciudad; huyó ante los altos ofi- 249 Crón. bab., col. iti; 12-18, CT XXXIV PL45 y 49;y4AÍ Tp Crón. bab., col, iii;19-27, CT XXXIV PL 45 y 49; AATET p Ctón. bab., col. üi: CT XXXIV PL 50; ANEJ p, 302, 88

5 dales de Asiria y se fue a Elam. En Elam, el rey de Elam lo arrestó y [lo pasó] por la espada»'^'. No. 240 «Sexto año (de Asaradón): El rey de Elam entró en Sipar e hizo una masacre, Samash no salió del (teñólo) Ebabbar. Asiria contra MilidiL» «El día 7 del mes Elul (agosto-septiembre) Hummaruildashu, rey de Elam, murió en su palacio sin estar enfermo. Cinco años fue Hummanaldashu rey en Elam. Su hermano Urtagu se sentó en el trorw de Elam»'^^. No. 241 «Séptimo año (de Asaradón): El día 5 del mes de Adaru (febrero-marzo), el ejército de Asiria tuvo una debacle en Egipto.» «En el mes de Adaru, Ishtar de Akkad y los dioses de Akkad vinieron desde Elam y entraron en Akkad el día 10»'^*. Crónica: Samashshumaukin No. 242 «Cuarto año de Samashshumaukin. En el mes de Tashritu (septiembre-octubre), el día 12, el hijo del rey de Elam huyó a Asiria»'^^. 252 Cn5n, bab., col. iii: CT XXXIV PL 50; ANETp Crón. bab., col. iv:9-13. CT XXXIV PL 49; ANETp Parece ser un suceso atribuido por error a Asaradón, pues se describe lo mismo en el alio 6 de Asumadinsliume, debido, probablemente, a la escritura parecida de los dos nombres en acadio. Recuérdese que la crónica de Asaradón da 6 afios para el reinado de Ummanaldash. diccndo que su muerte ocurrió el día Crón. bab.. col. iv:16-18.crxxxivpl Grayson A.K.. ABC No. 15; Glassner J.J., Chronigues mesopotamiennes. No. 19 p

6 IMPERIO NEOASIRIO"*: Samsiadad V Inscripciones: No. 243 «Samsiadad, rey poderoso, rey del universo... En mi cuarta campaña... Mardukbalasuikbi confió en la multitud de su ejército y alistó a Caldea, Elam, Namri y Arumu junto con sus numerosas e incontables tropas. Avanzó contra mí, presentando batalla y combate. Sobre el río Daban, al otro lado de Durpapsukal formó su línea de combate. Peleé con él y cumplí su derrota. Abatía de sus hombres, capturé vivos a 2.000, 100 de sus carros, 200 de su caballería, su tienda real y su lecho de campo le arrebaté»"^. Inscripciones: Tiglatpileser III No. 244 «Palacio de Tiglatpileser, gran rey, poderoso rey, rey del universo, rey de Asiria, rey de Babilonia, rey de Sumer y de Akkad, rey de las cuatro regiones... Desde el comienzo de mi reinado hasta el séptimo año... a los pukudu y ala ciudad de Lahiru de Idibirina, a las ciudades de Hilimu y Pillutu que están en la frontera del Elam, traje dentro de la frontera asiria y las conté (como estando) bajo la autoridad del gobernador de Arrapha»'^^. No. 245 «A Kinzer su rey (de ellos) encerré en Sapia su ciudad, [...] de Elam traje al interior de la frontera asiria, y las puse bajo (el mando) de mi oficial, el gobernador de Arrapha (Ut.: Arbaha)»"o. 256 Seguimos en general la traducción inglesa de Luckenbille D.D., Ancient Records of Assyria and Babylonia (= ARAB), Chicago , tomos I y II, reimpresión de Londres 1989, así como sus reconstrucciones. Con alguna excepción, los relatos proporcionados por los reyes neoasirios, se recogen normalmente en documentos de piedra (cilindros, prismas, obeliscos, relieves murales, estelas, etc.). Los textos se presentan en orden cronológico, y para los reyes Sargón, Senaquerib y Asurbanipal, agrupados por temas o campafias, para facilitar su estudio. No incluimos por lo regular la titulatura completa de estos reyes, relativa al amor que todos los dioses sienten por ellos, o a sus cualidades y virtudes como persona y monarca, así como tampoco las extensas y prolijas narraciones que describen a los enemigos, o las batallas y asedios, llenas de imágenes violentas, despectivas y sanguinarias, que nada aportan a la investigación de las relaciones raesopotámicas con Elam, según creemos. 257 Estela monolítica del Palacio de Nimrud. ARAB I 726 p Primera mención de Elam tras los denominados «siglos oscuros». Se acostumbra a datar este hecho en el aao 824 a. C. 258 miuia de arcilla de Nimrud. ARAB pp Datado en el año 728 a. C. 259 Segunda Tablilla de arcilla de Nimnid. ARAB I 806 p Se trata de una variante fragmentada del anterior. 90

7 Sargon II Inscripciones: Derrota del rey elamita Ummanigash: No. 246 «Desde el año de mi ascensión al año 5 de mi reinado, causé la derrota de Humbanigash, el elamita, en la llanura de Dér...»"^. No. 247 «En el segundo año de mi reinado, cuarulo me senté en el trono real y fui [coronado] con la tiara señorial, destrocé el poder de Humbanigash rey de Elam...»'^'. No. 248 «... (Yo soy) el héroe poderoso que derrotó a Humbanigash el elamita»'^'. No. 249 «[...] yo aplasté el poder de Humbanigash, el elamita...»'^^. No. 250 «... Yo aplasté a las fuerzas de Humbanigash, el elamita...»'^. No. 251 «... CK? soy) el valiente guerrero que se enfrentó y derrotó a Humbanigash rey de Elam, en las afueras de Der...»'^^. 260 La inscripción de presentación. ARAB II.ÍS p. 26. La crónica babilónica, como se ha visto más arriba con Merodacbaladán 11, atribuye la victoria al rey de Elam. 261 Carta de Sargón a su dios Asur. ARAB II 134 p Palacio de Khorsabad (Dur-Sanukin); textos del pavimento I-V. ARAS II99 p..'il. 263 Inscripción de presentación del Salón XIV. ARAB II79 p U estela de Chipre. ARAB II 183 p Cilindro de Dur-Sarrukin. ARAB II 118 p

8 No. 252 «... (Yo soy) el alabado príncipe que se enfrentó a Humbanigash rey de Elam, en las afueras de Der y lo derrotó...»'^. Acontecimientos del año 12: No. 253 «En el año 12 de mi reinado, Merodacbaladán, hijo de lakini, rey de Caldea, cuyos asentamientos están situados en la separada orilla del mar del este, confió en el mar amargo y sus poderosas olas, violó el juramento y la maldición de los grandes dioses y suspendió su tributo.» «Humbanigash, el elamita, vino en su ayuda. A los rúa, hindaru, yatburu, pukudu, todos los suteos, pueblo del desierto, los separó de mí Se preparó para la batalla y descendió sobre la tierra de Sumer y Akkad. Durante doce años, contra el deseo de los dioses, dominó sobre Babilonia, la ciudad del señor de los dioses, y la gobemó»'^^. No. 254 «Merodacbaladán, hijo de lakin, rey de Caldea, simiente de muerte, sostén de un malvado demonio, confió en el mar amargo y sus encrespadas olas, violó el juramento de los grandes dioses y suspendió sus regalos.» «A Humbanigash, el elamita, lo trajo en su ayuda y a todos los suteos, pueblo del desierto. Se rebeló contra mí, se preparó para la batalla y avanzo contra Sumer y Akkad. Doce años dominó y gobernó Babilonia, la ciudad del señor de los dioses, contra el deseo de los dioses»"^. No. 255 «... Las tribus de los rúa, hiruiaru, yatburu y pukudu oyeron la conquista de los gambulu y... besaron mis pies; como a los gambulu les impuse vasallaje. El resto de ellos, que confiaron en su suerte con Merodacbaladán y Shuturruihundu y se dirigieron al río Uknu, sus asentamientos aplasté como un diluvio»'"^. 266 Inscripción del Palacio de Nimnid. ARAB II 137 p Los anales del Palacio de Khorsabad. ARAB II31 p. 14. Sargón parece conieter un error aquí (ver los siguientes pasajes), ya que el rey elamita deberla ser Shutumahundu, que subió al trono durante su sexto afio de reinado, 268 Inscripción de presentación. ARAB II66 p Los Anales. ARAS II 32 p

9 No. 256 «Las ciudades de Samuna y Babduri, fortalezas que Shutumahundu, el elamita, erigió contra los yatburu, aplasté como una tormenta furiosa. Saninu y Singashibu, los comandantes de las fortalezas, junto con elamitas, que estaban con ellos, y hombres de [...], carros, caballos, mulos, asnos, camellos, y sus numerosas posesiones me llevé. Reconstruí Samuna y le cambié el nombre, llamándola Belikisha»'^". No. 257 «Lahiru de ladibiri (var: Idibirina), Sulaia [...] Samuna, Babduri, ciudades poderosas de los yatburu, Lahirimu, Pillutu, de la frontera elamita, junto con las ciudades de sus alrededores, en el recodo del Naditu las conté entre mis fronteras. Tilhumba, Dunnisamshu, Bube, Hamanu, fortalezas del país de Rashi, tuvieron miedo ante mi poderoso ejército y huyeron a Bitimbi. Este Shuturrmhundu, su príncipe, para salvar sus vidas de mis armas, se refugió entre montañas distantes»'"". No. 258 «...Merodacbaladan, rey de Babilonia... junto con sus tropas para su auxilio, salió por la noche y se dirigió hacia los yatburu del país de Elam. Sus pertenencias reales, su cama (de plata), su trono (de plata), su diván (de plata), su mesa (de plata), su aguamanil real (de plata), su collar, se lo dio a Shutumahundu, el elamita, para que lo vengara. El ruin elamita recibió su soborno, pero temió mis armas, bloqueó su camino y le dijo que no continuara...»'^'. Acontecimientos del afio 13: No. 259 «En la frontera elamita mandé a Nabudumukilani construir una fortaleza, en la ciudad de Sagbat, para atar los pies al elamita»''". No. 260 «En la frontera elamita, en Sagbat, mandé a Nabudumukilani construir una fortaleza para atar los pies al elamita...»'^*. 270 Los Anales. ARAB II 33 p Los Anales. A/MB II34 p Los Anales. ARAB II 35 pp Los Anales. ARAB II41 p La inscripción de presentación, ARAB II69 p

10 No. 261 «Mientras ocasionaba el sometimiento de los caldeos y los árameos en el mar del sol naciente, entablé una amarga guerra contra el pueblo de Elam. Mi oficial el gobernador de Kue (Cilicia)... hizo raids dentro de su (del rey Midas) territorio... su embajador... trajo a mi presencia en la ciudad de Irmami, en la frontera elamita»'''^. No. 262 «Mientras me ocupaba del sometimiento de Bitiakin y de rechazar a los árameos, y mientras entablaba una amarga guerra contra el país de los yatburu, que está en la frontera de Elam, mi oficial, el gobernador de Kue (Cilicia) hizo un raid contra Midas del país de Muski (Frigia)»"^. No. 263 «Mutallu de Comágene... oyó los hechos que yo había llevado a cabo en Caldea y Elam...»'^^. Acontecimientos del año 15: No. 264 «Taita, rey de Ellipi... holló [el sendero de la muerte. Nibe e Ispabara, hijos] de (diferentes) esposas, [cada uno reclamaba la ascensión a su] trono real, [su ancha tierra la dividieron totalmente, y] ofrecieron batalla. Nibe para poder vengarle [expidió] un mensajero a Shuturnahundu el elamita, [que le prestó ayuda y vino] en su rescate.» «Ispabara temió [...], para salvar su vida me suplicó con ruegos y ferviente súplica y solicitó mi ayuda. Siete de mis oficiales y gobernadores mandé para vengarle [...]. Aquél, junto con arqueros elamitas huyeron para salvar sus vidas y fueron a la ciudad de Marubishti, que se eleva en la llanura, en un pico rocoso...»'^". No. 265 «En ese tiempo Taita, rey de Ellipi... holló el sendero de la muerte. Nibe e Ispabara, hijos de (diferentes) esposas, cada uno reclamaba la ascensión a su trono real, su ancha 275 Los Anales. ARAB U 42 pp La guerra no es contra Elam, sino contra la tribu de los yatburu, como queda aclarado en el pasaje siguiente. 276 La inscripción de presentación. ARAB II71 p Los Anales. ARAB II 45 p. 23. Continúa refiriendo los sucesos ocurridos en esta campaña contra los hititas. 278 Los Anales. ARAB II 47 p. 24. Lagunas reconstruidas de acuerdo con el texto siguiente. El final, en estado fragmentario, narra la toma de la ciudad y la captura de Nibe. 94

11 tierra la dividieron totalmente, y se pelearon. Nibe, buscando venganza, expidió un mensajero a Shuturnahundu el elamita que le prestó ayuda y vino en su rescate.» «Ispabara, buscando venganza y la salvación de su vida, me suplicó con ruegos y ferviente súplica y solicitó mi ayuda. Siete de mis oficiales, junto con sus ejércitos, los envié para vengarlo. La derrota de Nibe y del ejército elamita, su aliado, la ocasionaron en la ciudad de Marubishti. A Ispabara lo coloqué en el trono real...»'''*. Resumen de la conquista de diversas regiones y pueblos: No. 266 «Palacio de Sargón, gran rey, poderoso rey, rey del universo, rey de Asiria, gobernador de Babilonia, rey de Sumer y de Akkad... yo abatí... los países de Ellipi y Rashi que están en la frontera elamita... a los gambulu, hindaru, pukudu y suteos, pueblo del desierto del país de los yatburu, tantos como eran, junto con las ciudades de Samuna, Babduri, Durteliti, Hilimu, Pillatu, Dunnisamash, Bube, Tilhumba, de la frontera de Elam...»'^. No. 267 «Bitiakin norte y sur, hasta las ciudades de Samuna, Babduri, Durtelite, Bube, Tilhumba que está en la frontera del Elam, las puse enteramente bajo nú dominio»'^'. No. 268 «Bitiakin norte y sur, hasta las ciudades de Samuna, Babtelitu, Bube, Tilhumba que están en la frontera elamita, las puse enteramente bajo mi dominio...»'"'. No. 269 «... Los países de Rashi y Ellipi que están en la frontera elamita, a los árameos que habitan los recodos del Tigris, el Surapi y el Uknu, así como a los suteos, pueblo del desierto del país de los yatburu, tantos como eran, desde el país de Samuna hasta las ciudades de Bube, Tilhumba de la frontera elamita. Babilonia norte y sur, Bitiakin en la orilla del mar amargo, hasta la frontera de Dilmun, los puse bajo un solo gobierno y los añadí al territorio de Asiria»'"^. 279 La inscripción de presentación. ARAB II65 p U inscripción de presentación. ARAB II 53/54 pp A/MSI141 p La inscripción de presentación. ARAB II 69 p La inscripción de presentación del Salón XIV. ARAB II 82 p

12 No. 270 Los países de Ellipi y Rashi que están en la frontera elamita, a todos los árameos que habitan los recodos del Tigris, el Surapi y el Uknu, a todos los suteos, pueblo del desierto de los yatburu, tantos como eran, desde Samuna, Babduri, Durteliti, Bube, Tilhumba que pertenecen al territorio elamita. Babilonia norte y sur, a todos los caldeos, tantos como eran, Bitiakin en la orilla del mar amargo, hasta la frontera de Dilmun, a todos los puse bajo mi dominio...»'"*. No. 271 «... El país de Rashi de la frontera elamita...»'"^. No. 272 «... Los países de Ellipi y Rashi que están en la frontera elamita, a todos los árameos que habitan los recodos del Tigris, el Surapi y el Uknu, a todos los suteos, pueblo del desierto de los yatburu, tantos como eran, la ciudad de Tilhumba que pertenece al territorio elamita. Babilonia norte y sur, a todos los caldeos, tantos como eran, Bitiakin en la orilla del mar amargo, hasta la frontera de Dilmun, (yo soy) quien los puse bajo un solo gobierno...»'"'^. No. 273 «... Los países de Ellipi y Rashi que están en la frontera elamita, a todos los árameos que habitan los recodos del Tigris, el Surapi y el Uknu, hasta Dunnisamash, las ciudades de Bube, Tilhumba que pertenecen al territorio elamita. Babilonia norte y sur, a todos los caldeos, tantos como eran, Bitiakin en la orilla del mar amargo, hasta la frontera de Dilmun, (yo soy) quien los puse bajo un solo gobierno...»'"^. No. 274 «... Los países de Ellipi y Rashi que están en la frontera elamita, a todos los árameos que habitan los recodos del Tigris, el Surapi y el Uknu, hasta Dunnisamash, las ciudades de Bube, Tilhumba que pertenecen al territorio elamita, Babilonia norte y sur, a todos los caldeos, tantos como eran, Bitiakin en la orilla del mar amargo, hasta la frontera de Dilmun, a todos los puse bajo un solo gobierno...»'"". 284 Khorsabad: inscripciones del pavimento 1-V. ARAB 1! 102 p Cilindro de Dur-Samikin. ARAB II 118 p Khorsabad: inscripciones del pavimento I-V. ARAB II 96 p Khorsabad: inscripciones del pavimento I-V. ARAB II 97 p Khorsabad: inscripciones del pavimento I-V. ARAB 1198 p

13 No. 275 «... Los países de Ellipi y Rashi que están en la frontera elamita, (a los árameos) que habitan los recodos del Tigris, las tribus de Itu, Rubu, Harilu, Labdudu, Hamranu, Ubulu, Rúa, Litau, en los recodos del Surapi y el Uknu, a los gambulu, hindaru, pukudu, a los suteos, pueblo del desierto de los yatburu, tantos como eran, desde el país de Samurui hasta las ciudades de Bube, Tilhumba que pertenecen al territorio elamita. Babilonia norte y sur, Bitamukani, Bitdakuri, Bitshilani, Bitsahalla, a todos los caldeos, tantos como eran, Bitiakin en la orilla del mar amargo, hasta la frontera de Dilmun, los puse bajo mi dominio...»'"*. Inscripciones: Primera campaña: Senaquerib No. 276 «Senaquerib, gran rey, poderoso rey, rey del universo, rey de Asiria, rey de las cuatro regiones...» «En mi primera campaña causé la derrota de Merodacbaladan, rey de Babilonia, junto con el ejército de Elam, su aliado, en la llanura de Kish... A mi regreso, a los tumuna, rihihu, yadakku, ubudu, kibre, malahu, gurumu, ubulu, damunu, gambulu, hindaru, rúa, pukudu, hamranu, hagaranu, nabatu, litau, árameos rebeldes, a todos ellos conquisté...»'*". No. 277 «Senaquerib, gran rey, poderoso rey, rey de Asiria...» «Al principio de mi reinado derroté a Merodacbaladan, rey de Babilonia, junto con el ejército de Elam, en la llanura de Kish... A mi regreso, a los tumuna, rihihu, yadakku, ubudu, kibre, malihu, gurumu, ubulu, damunu, gambulu, hindaru, rúa, pukudu, hamranu, hagaranu, nabatu, litau, árameos rebeldes, a todos ellos conquisté...»'*'. No. 278 «Palacio de Senaquerib, gran rey, poderoso rey, rey del universo, rey de Asiria, rey de las cuatro regiones...» 289 Khorsabad: inscripciones del pavimento I-V. ARAB II 99 p Anales, prisma Taylor. ARAB II 234 p Cilindro Bellino. ARAB p

14 «En mi primera campaña causé la derrota de Merodacbaladán, rey de Babilonia, junto con el ejército de Elam, su aliado, en la llanura de Kish...»'^'. No. 279 «Palacio de Senaquerib, gran rey, poderoso rey, rey del universo, rey de Asiria, rey de las cuatro regiones...» «En una batalla en la llanura, derroté como un huracán a Merodacbaladán, rey de Babilonia, a los caldeos y árameos, junto con el ejército de Elam, su aliado...»-''\ No. 280 «Senaquerib, gran rey, poderoso rey, rey de Asiria...» «Al principio de mi reinado... Merodacbaladán, rey de Babylonia... se volvió hacia Shuturnahundu, el elamita [en busca de ayuda (?)}, y le otorgó oro, plata y piedras preciosas, asegurándose su alianza.» «Imbappa, el general [del rey de Elam], Tananu, el oficial al mando, diez comandantes, junto con Nergalnasir, el suteo, que no tenía miedo en el combate, arqueros [...] caballos (que llevaban) con ellos, al país de Sumer y Akkad los envió para ayudarle [...] las ciudades de Ur, Eridú, Kullab, Kissik, Nimidlaguda, los países de Bitiakin, Bitamukani, Bitsalli, Bitdakuri, todos los caldeos, tantos como eran, que viven a la orilla del mar de la sal, las tribus de tumuna, rihihu, ubudu, yadaku, kibre, malihu, que habitan en el recodo del Tigris, los gurumu, ubulu, damunu, gambulu, hindaru, rúa, pukudu, que viven en el recodo del Uknu, los hamranu, hagaranu, nabatu, litau, árameos rebeldes, que no descansan, las ciudades de Nipur [...] Borsipa, Kuta, toda Babilonia, los reunió y las ordenó para la batalla...» «Los caballos y arqueros elamitas, los árameos y los caldeos, junto con Nergalnasir y los diez valientes comandantes de Elam, que llevaban una hueste incontable... a todos los traje dentro de Kuta... Los caballos y arqueros del elamita, los árameos, caldeos, los diez comandantes del rey de Elam, asi como a Nergalnasir, junto con los ciudadanos pecadores, me los llevé y los conté como botín... Tananu, junto con el ejército elamita, caldeos, árameos, que abrazaron su causa y vinieron en su ayuda, causé su derrota y destrocé sus fuerzas...»''^. Cuarta campaña: No. 281 «Senaquerib, gran rey, poderoso rey, rey del universo, rey de Asiria, rey de las cuatro regiones...» 292 Inscripción sobre un toro del Palacio de Nínive. ARAB II 301 p Inscripción de Nebí Yunus. ARAB II 345 p Cilindro del Museo Británico. ARAB II pp

15 «En mi cuarta campaña, mi señor Asur me alentó, alisté a mi numeroso ejército y fui al país de Bitiakin. Durante mi campaña causé la derrota de Shuzubu el caldeo, que se asienta en medio de los pantanos, en la ciudad de Bittutu... (luego) tomé el camino de Bitiakin.» «Este Merodacbaladan cuya derrota causé en el curso de mi primera campaña..., huyó como un pájaro a la ciudad de Nagiteraqi que está en medio del man A sus hermanos, simiente de la casa de su padre, a quienes dejó a la orilla del mar, junto con el resto de la gente de su país, los saqué de Bitiakin... a su aliado, el rey de Elam, le causé terror.» «A mi regreso, coloqué en su trono real a Asumadinshume, mi hijo mayor, vastago de mis rodillas, y le sometí la ancha tierra de Sumer y Akkad»'*K No. 282 «Palacio de Senaquerib, gran rey, poderoso rey, rey del universo, rey de Asiria, rey de las cuatro regiones...» «En mi cuarta campaña fui al país de Bitiakin. Durante mi campaña derroté a Shuzubu el caldeo, que habita en medio de los pantanos, en Bittutu... (luego) tomé el camino de Bitiakin.» «Este Merodacbaladan cuya derrota causé en el curso de mi primera campaña, temió ante el tumulto de mis poderosas armas y huyó a Nagitu que está en medio del mar A sus hermanos, simiente de la casa de su padre, a quienes dejó a la orilla del mar, junto con el resto de la gente de su país, me los llevé como botín de Bitiakin...» «A mi regreso coloqué en su trorw real a mi hijo Asumadinshume y los sometí a él»'*^. No. 283 «Palacio de Senaquerib, gran rey, poderoso rey, rey del universo, rey de Asiria, rey de las cuatro regiones...» «En batalla campal derroté a Merodacbaladan, rey de Babilonia, lo desposeí de su mandato. A todos los caldeos, junto con las numerosas huestes elamitas, sus aliadas, los abatí con la espada.» «A Asumadinshume, mi hijo mayor, coloqué en el trono real y sometí para él la amplia tierra de Akkad»'*'. 295 Anales, prisma Taylor. ARAB II pp Este Shuzubu vuelve a ser mencionado en campañas ulteriores. Parece ser que Senaquerib confunde a Nergalushezib con Mushezibmarduk, reyes babilonios, a los que denomina indistintamente con el apelativo de Shuzubu. Según otra opinión, en cambio, se tratarla del propio Mushezibmarduk, que más tarde pasaría a convettirse en rey de Babilonia. 296 Inscripción sobre un toro del Palacio de Nínive. ARAB II pp Incluímos este texto como contraste con el anterior, si bien en este caso ya no se menciona a Elam. No queda clara, pues, la intervención elamita en esta contienda, 297 Pequeña inscripción resumen sobre un toro del Palacio de Nínive. ARAB II 324 p

16 Sexta campaña: No. 284 «Senaquerib, gran rey, poderoso rey, rey del universo, rey de Asiria, rey de las cuatro regiones...» «En mi sexta campaña, el resto de la gente de Bitiakin, que había huido ante mis poderosas armas, como asnos salvajes, que se llevaron los dioses de toda su tierra, atravesó el gran mar del sol naciente (el Golfo Pérsico) y se estableció en la ciudad de Nagitu del país de Elam.» «En barcos hititas atravesé el mar Nagitu, Nagitudibina, junto con Hilmu, Pillatu y Hupapanu, distritos del país de Elam, conquisté. La gente de Bitiakin, junto con sus dioses y la gente del rey de Ehm, me llevé...» «A mi regreso, Shuzubu el babilonio... lo capturé vivo... El rey de Elam, que se alió con él y le ayudó, lo derroté, dispersé sus fuerzas y destrocé a sus huestes»'^. No. 285 «Palacio de Senaquerib, gran rey, poderoso rey, rey del universo, rey de Asiria, rey de las cuatro regiones...» «Nagitu, Nagitudibina, Hilmu, Pillatu, Hupapanu, regiones del rey de Elam situadas al otro lado del mar, donde el pueblo de Bitiakin, llevándose los dioses de sus tierras en sus altares ante mis poderosas armas, se asentó cruzando el mar.» «En barcos hititas, que construí en Nínive y Tilbarsip, crucé el mar Las ciudades de esas regiones capturé e hice quemar con fuego. La gente de Bitiakin y sus dioses, junto con los hombres del rey de Elam, me llevé y los traje a Asiría»'^. No. 286 «Palacio de Sermquerib, gran rey, poderoso rey, rey del universo, rey de Asiria, rey de las cuatro regiones...» «En mi sexta campaña (fui) contra Nagitu, Nagitudibina, ciudades del rey de Elam, que se asientan al otro lado del mar amargo (el Golfo Pérsico), donde la gente de Bitiakin se refugió ante las poderosas armas de Asur, abandoruindo sus ciudades y cruzando el mar amargo... Nagitu, Nagitudibina, Hilmu, Pillatu y Hupapanu, ciudades del rey de Elam, capturé; sus guarniciones, a los caldeos, todos los dioses de Bitiakin junto con sus provisiones, a los elamitas, carros, muías y asnos, se llevaron como despojo... Sobre la ancha tierra de Elam sembraron el terror»'"". 298 Anales, prisma Taylor. ARAB II pp Inscripción de Nebí Yunus. ARAB II 350 p El final de la campaña pudiera estar recogido en las primeras lineas de un bloque de alabastro del Museo de Beriln, cf. ARAB II 353 p. 156 (la reconstrucción es del propio Luckenbille): *[La gente de Bitiakin y sus dioses, Junto con los hombires del rey de Elam, me llevé y los trtye a Asiría]». 300 Inscripción sobre un toro del Palacio de Nínive. ARAB II 318 y 321 pp

17 No. 287 «Los caldeos, que tuvieron miedo de pelear conmigo, llevándose los dioses de toda la tierra en sus altares, atravesaron el mar y se asentaron en Nagitu. Yo crucé tras ellos en barcos hitilas. Nagiatu, Nagiatudibirm, Hilmu, Pillatu y Hupapanu, regiones del otro lado del mar amargo (el Golfo Pérsico) conquisté y a los caldeos, junto con sus dioses (y) la gente del rey de Elam, me llevé; ningún pecador escapó»^"'. Séptima campaña: No. 288 «Senaquerib, gran rey, poderoso rey, rey del universo, rey de Asiria, rey de las cuatro regiones...» «En mi séptima campaña el señor Asur me sostuvo y avancé contra Elam. Bithairi (y) Rasa, ciudades de la frontera asiria, de las que el elamita se apoderó por la fuerza en la época de mi padre, en el curso de mi campaña conquisté y las despojé. Puse mis guarniciones en ellas y las restituía la frontera asiria; las coloqué a las órdenes del gobernador de Den» «Bube, Dunnisamash, Bitrisia, Bitahlame, Duru, Dannatsulaya, Shilibtu, Bitasusi, Karzerikisha, Bitgisi, Bitkatpalani, Bitimbia, Hamanu, Bitarrabi, Burutu, Dimtushasulaya, Dimtushamarbitetir, Harriashlake, Rabaya, Rasu, Akkabarina, Tiluhuri, Hamranu, Naditu, junto con las ciudades de los pasos de Bitbunaki, Tilhumbi, Dimtushadumeilu, Bitubia, Baltilishir, Tagablishir, Shanakidate, Masutushaplitu, Sarhuderi, Alumshabeletbiti, Bitahhiidina, Ilteuba, 34 fortalezas, junto con los pueblecitos de sus alrededores, que eran incontables, asedié, conquisté, despojé, destruí, devasté, quemé con fuego. Con el humo de su incendio cubrí el ancho cielo, como un huracán.» «El elamita Kudurnahundu, supo de la debacle de sus ciudades (y) el terror se apoderó de él. Al resto (de la gente) de sus ciudades la metió dentro de fortalezas. Él mismo abandonó Madaktu, su ciudad real, y se encaminó a la ciudad de Haidala, que está entre montañas distantes. Di la orden de marchar contra Madaktu, su ciudad real.» «El mes de la lluvia se presentó muy frío y las pesadas tormentas trajeron lluvia y nieve. Tuve miedo de los ríos crecidos de las montañas; hice volver al frente de mi yugo y regresé a Nínive. En ese tiempo, por el mandato de Asur, mi señor, Kudurnahundu, el rey de Elam, no cumplió tres meses, sino que murió de repente, no en el día de su destino. Tras él, Ummanmerwnu, que no tenía ni sentido ni juicio, su hermano menor(?), se sentó en su trono»^"'. 301 Pequeña inscripción resumen sobre un toro del Palacio de Nínive. ARAB II329 p Anales, prisma Taylor. ARAB II pp Incluimos completo el relato, puesto que, en este caso, tanto las descripciones literarias como las vandálicas son mínimas. La traducción: «hermano menor», aunque acorde con los diccionarios, no es segura, pues el término acadio en que se basa (ahu dupsusu) es de significado desconocido. 101

18 No. 289 «Senaquerib, gran rey, poderoso rey, rey del universo, rey de Asiria, rey de las cuatro regiones...» «Después que los babilonios se fueran con Merodacbaladán y huyeran a Elam, el rey de Elam vino a Babilonia y colocó a Shuzubu, hijo de Gahul, sobre ellos en el trono real. Soldados, carros, caballos, mi tropa real, envié contra el rey de Elam. Mataron a la mayoría de sus huestes, junto con su hijo y regresaron...» «A su regreso capturaron vivo a Shuzubu, rey de Babilonia, en una batalla campal, lo metieron encadenado en una jaula y lo trajeron ante mí Yo lo até en medio de la puerta de Nínive, como a un cerdo.» «(En cuanto al) rey de Elam, que vino en ayuda de los babilonios, marché contra su país. Las plazas fuertes, sus ciudades del tesoro y los pueblos de sus alrededores, incluídos los pasos de Bitbunaki, asedié, capturé, me llevé sus despojos, destruí, devasté y quemé con fuego. El rey de Elam se enteró de la captura de sus ciudades y el terror se apoderó de él. Al resto de la gente de su país se llevó dentro de fortalezas, mientras que él abarulonó Madaktu, su ciudad real, y se volvió hacia Haidala, que está en medio de las montañas. Hacia Madaktu, su ciudad real, ordené la marcha.» «El mes de Tebitu (Diciembre-Enero) se presentó con tiempo duro, lluvias incesantes llegaron y nieve. Tuve miedo de las crecidas de los ríos de las montañas y regresé, tomando el camino de Asiria»'''^ No. 290 «Después que [los babilonios se fueran] con Merodacbaladán [...] ante mis poderosas armas se marcharon [...] se fueron y huyeron a Elam [...], éstos y el elamita vinieron a Babilonia y colocó a [Shuzubu] sobre ellos en el trono real.» «[Soldados, carros], caballos, mi tropa real, [envié contra el rey de Elam]. Mataron a la mayoría de sus huestes, junto con su hijo [...]...» «A su regreso capturaron vivo a Shuzubu, [rey de Babilonia, en una batalla campal y lo trajeron] ante mí Yo lo até a la puerta, en medio de la ciudad de Nínive, como a un cerdo.» «(En cuanto al) [rey de Elam, que vino en ayuda] de los babilonios, marché [contra su país. Las plazas fuertes], sus ciudades del tesoro y los pueblos [de sus alrededores, incluídos] los pasos de Bitbunaki, asedié, capturé, [me llevé sus despojos, destruí], devasté y quemé con fuego. [El rey de Elam se enteró de la captura de sus ciudades] y el terror se apoderó de él. Al resto de la gente de su país [se llevó dentro de fortalezas], mientras que él abandonó Madaktu, su ciudad real, y se volvió [hacia Haidala, que está en medio] de las montañas. [Hacia Madaktu, su ciudad real], ordené la marcha.» 303 Inscripción de Nebí Yunus. ARAB II 351 p

19 «El mes de Tebitu (Diciembre-Enero) se presentó con tiempo duro, [... Tuve miedo de las crecidas de los ríos de las montañas] y regresé, tomando el camino de Asiria»^"*. Octava campaña: No. 291 «Senaquerib, gran rey, poderoso rey, rey del universo, rey de Asiria, rey de las cuatro regiones...» «En mi octava campaña, después que Shuzubu se rebeló... Shuzubu el caldeo... huyó a Elam (Pero) a causa de los acuerdos y agravios contra él, salió aprisa de Elam y entró en Babilonia.» «Los babilonios lo sentaron en el trono que no le pertenecía, le confiaron el gobierno de Sumer y Akkad; abrieron el tesoro del (templo) Esagil, el oro y la plata de (los dioses) Bel y Sarpanitum, la propiedad templ ria de sus dioses se la enviaron a Ummanmermnu, rey de Elam, que no tenía ni sentido ni juicio, se la mandaron como soborno (dicieruio): «reúne a tus tropas, prepara tu campamento, ven enseguida a Babilonia, ponte de nuestra parte, pues tú eres nuestra protección».» «Este elamita, a quien en mi anterior campaña contra Elam corujuisté sus ciudades y las convertí en ruinas, no escuchó a su corazón y recibió su soborno, reunió a sus tropas y a su campamento y aparejó carros y carretas con su yugada de caballos y muías.» «Los países de Parsuash, Anzan, Pasheru, Ellipi, los hombres de lasilu, Lakabra, Harzunu, Dumuku, Sulaya, Samurm, el hijo de Merodacbaladan, los países de Bitadini, Bitamukanu, Bitshillana, Bitsala, las ciudades de Larak, Lahiru, los pukudu, gambulu, halatu, rúa, ubulu, malahu, rapiku, hirularu, damunu, una gran tropa de aliados se trajo consigo. Su masa inundó Akkad, cubriéndolo; se acercaron a Babilonia, se entendieron con Shuzubu, el caldeo, rey de Babilonia, y concillaron sus tropas.» «Como el avance de una plaga de langosta en primavera, del mismo modo subieron contra mí para enfrentarme. El polvo de sus pies se exterulía como las densas nubes de una amenazadora tormenta en el cielo, tapándolo.» «Ante mí, en la ciudad de Halule, en la ribera del Tigris, tomaron posiciones, bloqueando mi vado e interrogándo(me) con sus armas... Humbanundasha, el enviado del rey de Elam, un hombre fiel, comandante de sus tropas, su gran protección, junto con sus nobles... los abatí y los derroté... el resto de sus nobles, junto con Nabushumaishkun, el hijo de Merodacbaladan, en medio de la batalla los apresé...» «A este Ummanmenanu, rey de Elam, junto con el rey de Babilonia y los príncipes de Caldea, que se pasaron a su lado, el terror de mi batalla les sobrecogió...»^"^. 304 Inscripción sobre un bloque de alabastro del Museo de Berifn. ARAB II pp La reconstrucción del texto, que sigue a Luckenbille, está basada en el relato anterior. La ciudad de Haidala de éste y de los dos textos anteriores es la versión asiria de Hidalu, la tercera ciudad elamita en importancia hablando del primer milenio, y que tenía su propio rey, como sabemos por las informaciones proporcionadas por el rey asino Asuti>anipal, 305 Anales, prisma Taylor. ARAB II pp

20 No. 292 «... Ordené marchar a Babilonia... el miedo cayó sobre ellos. Abrieron el tesoro del (templo) Esagil; oro, plata y piedras preciosas al rey de Elam [enviaron como soborno. Un mensajero] mandaron con el mensaje: «A Babilonia [apresúrate, ponte de nuestra parte] tú eres nuestra protección».» «Este rey elamita [a quien en el curso de mi anterior campaña] derroté, me llevé su botín, destruí sus ciudades, [las devasté y las quemé con fuego], que no tenía sentido, [...] recibió los regalos de los babilonios [...] no les dijo lo que hacer, [...] reunió a sus tropas y a su campamento.» «Parsuash, Anzan, Pashiru [...] todos los árameos, una gran tropa de aliados [se trajo consigo. Babilonia] y los babilonios, Borsippa y los ciudadanos de Borsippa [...] vinieron contra mí para enfrentarme, [...] en la llanura de Halule [luché con ellos y los derroté]; [de sus guerreros abatí con la espada; sus carros], carretas y tiendas reales les arrebaté; [sus nobles, junto con Nabushumaishkun], hijo de Merodacbaladán [...]...» «Al rey de Babilonia y al rey de Elam [el furioso terror de mi ataque les sobrecogió], dejaron su excremento en sus carros, se fueron solos y huyeron de su país»'"''. No. 293 «... Senaquerib, gran rey, poderoso rey, rey del universo, rey de Asiria, rey de las cuatro regiones...» «En el mismo año de la inundación del canal que cavé, contra Ummanmenanu, rey de Elam y el rey de Babilonia, junto con muchos reyes de tierra y mar, sus aliados, en la llanura de Halule preparé mi línea de combate... A los comandantes del rey de Elam, junto con Nabushumaishkun, el hijo de Merodacbaladán, rey de Babilonia, capturé vivos en esa batalla.» «En cuanto al rey de Elam y al rey de Babilonia, el terror de mi furioso ataque les sobrecogió; abandoruiron sus carros, huyeron de sus países para salvar sus vidas y no regresaron, por ello Senaquerib se encolerizó y ordenó marchar a Elam; el miedo y el terror se derramaron sobre todo el Elam. Ellos abandonaron su país; para salvar sus vidas se trasladaron, como el águila, hacia montañas inaccesibles; como los pájaros que se persiguen, sus corazones se desgarraron; hasta el día de su muerte no abrieron ningún camino ni hicieron la guerra»'"''. No. 294 «Palacio de Senaquerib, gran rey, poderoso rey, rey del universo, rey de Asiria, rey de las cuatro regiones...» 306 Inscripción sobre un bloque de alabastro del Museo de Beriln. ARAB pp Inscripción de Bavian. ARAB II 338 p

21 «Entonces el rey de Elam reunió una gran tropa de aliados, Parsuash, Anzan, Pashiru, Ellipi, toda la Caldea y todos los árameos, quienes, con el rey de Babilonia, subieron y se pusieron frente a mí, presentando batalla.» «Por el poder de Asur, mi señor, luché con ellos en la llanura de Halule y los derroté; abatí con la espada a de sus guerreros; sus carros, carretas y tiendas reales les arrebaté; sus nobles, junto con Nabushumaishkun, el hijo de Merodacbaladan... capturé vivos en la batalla.» «Al rey de Babilonia y al rey de Elam, el furioso terror de mi ataque les sobrecogió, dejaron su excremento en sus carros, se fueron solos, huyeron de su país»^"". No. 295 (Tras la terminación del palacio de Nínive) «... regalos, tributo de los países, la riqueza de los medos distantes, cuyo tributo ninguno de los reyes, mis predecesores, recibieron, junto con carros y carretas del rey elamita y del rey de Babilonia y Caldea, que yo capturé, y numeroso material que hice almacenar para este palacio, lo traje y lo puse dentro»^"^. Inscripciones: Asaradón No. 296 «Antes de mi época, en el reinado de un rey anterior, hubo malos augurios en Sumer y Akkad. Las gentes que vivían en Babilonia se enfrentaron unas a otras, rebelándose entretanto. En el (templo) Esagil, el palacio de los dioses, sus manos pusieron. Plata, oro, piedras preciosas, en el país de Elam lo dilapidaron (convirtiéndolo) en medio de pago»^'". No. 297 «En el reinado de un rey anterior, hubo malos augurios en Sumer y Akkad. Las gentes que vivían en Babilonia se enfrentaron unas a otras, rebelándose, olvidando a sus dioses, cesando en la adoración de la diosa de su culto y yéndose a otro lugar En la propiedad del (templo) Esagil, el palacio de los dioses, donde no se entra, sus manos pusieron. Plata, 308 Inscripción de Nebí Yunus. ARAB II 352 pp La Annería. ARAB II432 p. 183, Este texto hace mención de los tributos y regalos recibidos con ocasión de la terminación de la Armeria, en la parte de atrás del palacio de Ninive, donde los guardó junto con el botfn de la batalla de Halule, La descripción sigue al relato de la octava campafia contenida en los anales, 310 Piedra de basalto negro, ARAB II642 pp, , Como se aprecia fácilmente, este texto y los dos siguientes rememoran los sucesos acaecidos al comienzo de la octava campana de Senaquerib. 105

22 oro, piedras preciosas, en el país de Elam lo dilapidaron (convirtiéndolo) en medio de pago»'". No. 298 «[...] sus manos pusieron, robaron su propiedad [...] el (tesoro del templo) Ekur en el país de Elam lo dilapidaron (convirtiéndolo) en medio de pago»"'. Año 1 de reinado: No. 299 «Año de la subida al trono de Asaradón rey de Asiria. Los dioses de los países expoliados, desde Asiria y el país de Elam a sus lugares hice regresar, y en todos los lugares de culto establecí lo necesario»'". No. 300 «... Nabuzerkitilishir, el sedicioso rebelde, oyó el avance de mis tropas y huyó como urm zorra al país de Elam. A causa del juramento por los grandes dioses, que rompió, Asur, Sin, Samash, Bel y Nabu, estos le impusieron una dura pena, en el interior del país de Elam le pasaron por las armas.» «Naidmarduk, su hermano, vio lo sucedido en Elam, lo que a su hermano hicieron, y del país de Elam huyó a Asiria para convertirse en mi siervo. Imploró a mi realeza y puse bajo su mando a todo el País del Mar, el dominio de su hermano. Cada año sin falta, vino a Nínive con sus ricos regalos y besó mis pies»"*. No. 301 «[... Nabuzerkitilishir, hijo] de Merodacbaladán, el sedicioso rebelde, oyó [el avance de mis tropas] y huyó como una zorra al país de Elam [...} su [...] no había cumplido, en el interior del país de Elam le pasaron por las armas [... a] su hermano lo que le había pasa- 311 Prisma 78,223 del Museo Británico. ARAB II 649 p. 245; Borger R., AFO Betheft 9, p. 13 episodio 4a. 312 Tablilla K.192 del British Museum. ARAB II pp n.659 B; Borger R., AFO Beiheft 9, p. 13 episodio 4b. 313 Prisma BU 88 del Museo Británico. ARAB II 659D p. 253; Borger R., AFO Beiheft 9, p. 25 episodio 36. Contrariamente a su padre, Asaradón llevó a cabo una política de conciliación con los países conquistados, empezando por el aspecto religioso, devolviéndoles sus dioses. 314 Prisma B col.ii: Supresión de los rebeldes en el País del Mar. ARAB II p. 204; Borger, R. «Die Inschriften Asaihaddons», AFO Beiheft 9, p. 47. La narración alude al asedio de la ciudad de Ur gobernada por el vasallo asirio Ningalidina, que estaba realizando Nabuzerkitilishir, quien decide huir ante la noticia de la llegada de los refuerzos asirios. El suceso se sitúa en su primer aflo de reinado, de acuerdo con la Crónica babilónica (cf. más arriba los textos de Asaradón como rey de Babilonia -IX dinastía). 106

23 do en Elam vio [...su vida] desde el país de Elam [...a Nínive] a mi presencia vino y besó mis pies»^". No. 302 «(yo soy quien) rechazó a Nabuzerkitilishir, hijo de Merodacbaladan, que confió en el rey del país de Elam (pero) no pudo salvar su vida. Naidmarduk, su hermano, para hacerse mi esclavo, desde el interior del país de Elam huyó a Nínive ciudad de mi señorío y me besó los pies»^'". No. 303 «Beliqisha, el hijo de Bunanu, el gambuleo, vino desde el país de Elam a Nínive. Shapibel, su ciudad fortaleza, sus murallas le hice fortificar, incluso a sus arqueros a su interior les hice subir, como una puerta que da a Elam(?) la organicé»^". Año 6: No. 304 «Sexto año: Las tropas de Asiria marcharon contra Milidu y se establecieron frente a Mugallu. En el mes de Elul (agosto-septiembre), el día 5, la vida de Humbahaldashu, rey de Elam, acabó en su palacio. No estaba enfermo, sino con buena salud. Humbahaldashu reinó en Elam 6 años. Su hermano Urtagu se sentó en el trono de Elam»^". 315 Anales fragmentarios K 2671, Tablilla I. ARAB U 543 pp ; Borger R., AFO Beiheft 9 pp Prisma A, col.ll: Supresión de los rebeldes en el Pais del Mar. ARAB II 534 p. 213; Botger R., AFO Beiheft 9, p. 47 B. 317 Prisma A. ARAB II 539 p Anales ftagmentarios K 2671, T^jlilla II. ARAB II 549 p Borger R., AFO Beiheft 9, p. 53. La sumisión de este jefe tribal suceso aislado en los textos de Asaradón, pudo haber sucedido tras una campaña asiria contra los bamakeos, posiblemente de la ciudad de Bitbumakí en el norte de Elam. La fecha es desconocida, pero debió tener lugar en los primeros años de Asaradón. No incluimos el episodio narrado en el Prisma C, col. V (cf. ARAB II 524 p. 210; Borger R., AFO Beiheft 9 p. 58), puesto que no se trata de Elam (contrariamente a Luckenbille y a Borger), sino del país de Elama/EIamua (KUR e-lamu-u), que aparece asociado a los guteos. Suceso igualmente equivocado en Grayson A.K., CAH III part 2 (edición de 1991) pp Crónica de Asaradón Grayson A.K., ASCNo. \4;Ci»ssnet}.}., Chroniques misopotamiennes,no. 18 pp ; Borger R., AFO Beiheft 9, p. 123; Smith S., Babylonian Historical Texts, Londres 1924, Pl.I-IIl; ANET p La Crónica babilónica dice día 7 (cf. más arriba los textos de Asaradón como rey de Babilonia -IX dinastía). 107

24 Año 7: «Séptimo año; En el mes de Adaru (febrero-marzo) el día 8, las tropas de Asiria marcharon contra Shamele. El mismo año Ishtar de Akkad y los dioses de Akkad vinieron desde Elam; en el mes de Adaru (febrero-marzo) el día 10, entraron en Akkad»"^. Ttextos proféticos: No. 305 No. 306 «Palabra de Ishtar dearbelas, palabra de la reina Mullissu: "Elegiré a los mensajeros de Elam y del país de Mannai; sellaré los escritos de Urartu; cortaré los talones de Mugallu. Quién es el sabio?, quién es el equivocado?, no temas bajo (mi) cobijo, Asaradón, rey de Asirla!"». «Pronunciado por Urkittusharrat de la ciudad de Calah»''". Inscripciones^^': Campaña contra Urtaku: Asurbanipal No. 307 «Cuando [estaba] en Egipto y Etiopía [...]... Urtaku, el rey de Elam, [se puso en marcha] para luchar con [mis tropas]; Nergal e Ishum le golpearon con una herida mortal [...] Urtaku, el rey de Elam, en la tierra de la vida sus pies [...]»-"'. 319 Crónica de A.saradón Grayson A.K., ABC No. 14; Glassner J.J., Chroniques mesopotamiennes. No. 18 pp ; Boiger R., AFO Beiheft 9, p. 123; Smith S., Babyhnian Historical Texis, Londres 1924, Pl.I-IlI; ANETp K ,527. Cf. SAA IX p. 17. Se trata de un largo oráculo conteniendo diferentes profecías, pronunciadas por diversas sacerdotisas, y concerniente a la estabilidad del reinado de Asaradón. 321 Se conoce desde hace tiempo la necesidad de una nueva edición de los textos de Asurbanipal. Entretanto, y a la espera de diversos proyectos en marcha, seguimos la edición y traducción de D. D. Luckenbille, como ya hemos señalado más arriba. 322 Rm281./4«AflII944p

25 No. 308 «Yo soy Asurbanipal, el gran rey, el poderoso rey, el rey del universo, el rey de Asiria, el rey de las cuatro regiones...» «En mi sexta campaña marché contra Urtaku, rey de Elam, que no hizo caso al tratado de mi padre, ni mantuvo la amistad. Cuando hubo hambre en Elam y aumentó la escasez de comida, yo le envié grano para salvar la vida de su pueblo y estreché su mano. Su gente había huido ante el hambre y se había establecido dentro de Asiria, hasta que llegaran las lluvias a su país y sobrevinieran las cosechas; a esta gente que había podido permanecer viva en mi tierra, yo se la devolví En cuanto al elamita, no sospeché un ataque por su parte, ni consideré siquiera su enemistad.» «Beliqisha [el gambuleo y Nabujshumeresh, el intendente, vasallos míos, [y Mardukshumjibni, oficial de Urtaku, [rey de Elam], se entendieron entre ellos para atacar Akkad [...] y agitaron a [Urtaku, rey] de Elam [...] a quien no invité [...] alistó para la batalla [...] el elamita, que vino a Nínive, habló [...] envió [...] para ver al rey [...] preparé mi mensajero y lo envié. Fue y volvió refiriéndome estos asuntos, diciendo: "el elamita invade Akkad como una plaga de langostas; ha hecho altofivnte a Babilonia, estableciendo su campamento"». «Para ayudar a Bel y a Nabu, mis dioses a quienes reverencio, alisté a mis tropas y me puse en camino. Oyó el avance de mis tropas y el miedo le sobrecogió, regresando a su país: Le perseguí y lo derroté; le acosé hasta el límite de su país. Urtaku, rey de Elam, que no guardó la amistad, murió en un día no señalado por su destino [...] enla tierra de la vida sus pies [...] en ese año su vida acabó». «Beliqisha, el gambuleo, que se sacudió el yugo de mi gobierno, perdió su vida mordido por un jabalí salvaje. A Nabushumeresh, el interulente, que no guardó el juramento, se lo llevó la hidropesía, A Mardukshumibni, su oficial, a quien extravió, que trajo el mal sobre Urtaku, Marduk, el rey de los dioses, le impuso un duro castigo, en el mismo año depusieron la vida uno frente al otro.» «Pero el corazón de Asur no se apaciguó por ello, el alma de Ishtar, que me ayudó, no se aquietó por ello. Arrojaron a su casa real, dando el gobierno de Elam a otro. Tras él, Teuman, imagen de un demonio, se sentó en el trono de Urtaku. Matar a los hijos de Urtaku y a los hijos de Ummanaldash, el hermano de Urtaku, era su malvado plan.» «Ummanigash, Ummanapa, Tamaritu, hijos de Urtaku, el rey de Elam, Kudurru, Paru, hijos de Ummanaldash, el rey que hubo antes de Urtaku, sesenta (miembros) de sangre real e incontables arqueros, hombres libres de Elam, que huyeron de la muerte de Teuman, el hermano de su padre, abrazaron mis reales pies»'". No. 309 «(los dioses) decidieron en mi favor contra Urtaku, rey de Elam, que me enfrentó, aunque yo no le enfrenté a él [...] en mi lugar, causaron su derrota, lo abatieron, lo expulsa- 323 Cilindro B. ARAB II pp Ofrecemos el texto completo de la sexta campaña. 109

26 ron hasta el límite de su propio país. En el mismo año destruyeron su vida con una muerte horrible y lo entregaron a la tierra sin retorno, de doruie nadie [vuelve].» «El corazón de los gratules dioses, mis señores, no se aquietó, no hubo tranquilidad en el alma angustiada de sus grandezas, (por eso) arrojaron su gobierno, expulsaron a su casa y dieron el dominio de Elam a otro.» «Ummanigash, Ummanapa, Tamaritu, hijos de Urtaku, rey de Elam, Kudurru, Paru, hijos de Ummanaldash, el rey que gobernó antes de Urtaku, sesenta (miembros) de sangre real, innumerables arqueros, hombres libres de Elam, huyeron ante el asesino Teuman, el hermano de su padre, y abrazaron mis reales pies»^'*. Campaña contra Teuman^^': No. 310 «En mi séptima campaña marché contra Teuman, rey de Elam, que mandó a sus nobles por el asunto de Ummanigash, Ummanapa y Tamaritu, hijos de Urtaku, rey de Elam, y Kudurru y Paru, hijos de Ummanaldash, hermano de Urtaku, rey de Elam, para la extradición de esta gente que huyó y abrazó mis pies. No le concedí esta extradición, a causa de la forma arrogante que transmitía todos los meses por medio de Umbadara y Nabudamik, mientras él se ufaruiba en Elam ante la asamblea de sus tropas.» «Confié en Ishtar que me ayudó; no accedía la petición de sus rebeldes labios y no le entregué a estos fugitivos. Teuman planeaba el mal, (pero) el dios Sin planeó malos augurios para él.» «En el mes de Tamuz (junio-julio) hubo un eclipse... Durante tres días estuvieron presagiaruio el final de la casa del [rey] de Elam y la destrucción de su país [...]...» «En el mes de Abu (julio-agosto)..., yo estaba en Arbelas... Me informaron del avance del elamita, que se había puesto en marcha, contra la voluntad de los dioses, dicieruio: «Teuman, a quien Ishtar le quitó la razón, habló así: 'no abandonaré hasta que vaya y combata con él'». A causa de esta insolencia expresada por Teuman, me dirigí a la elevada Ishtar... Ahora este Teuman, rey de Elam, que no adora a los dioses, está afilando sus armas para invadir Asiria»^'^. «... A causa de Teuman, rey de Elam, que pecó contra Asur... ha alistado sus tropas, ha aprestado a sus hordas para la batalla, provocando a la lucha, mientras marcha contra Asiria...»^''. «... Contra Teuman, rey de Elam, que la había enfadado, se dirigió (Ishtar)»^'^. «En el mes de Elul (agosto-septiembre)... contra Teuman, rey de Elam, emprendí la marcha, directo hacia él. Frente a mí, Teuman, rey de Elam, estableció su campamento y 324 K A/MJB pp La campafla completa se narra en el cilindro B. ARAB II pp , que corresponde al primer texto; partes de la misma se encuentran en los tres textos siguientes. 326 II 858 pp ARAB lì i59 p ARAB II 861 p no

27 pasó la noche. Se enteró de mi entrada majestuosa en Der y el terror se apoderó de él. Teuman tuvo miedo, se volvió y regresó a Susa [...] para salvar su vida [...] la gente de su país [...] vino en su ayuda, pero se volvió [...] me envió»''*. «Hizo del río Ulai su fortaleza [...] bloqueó mi camino [...]... lo derroté en la ciudad de Tulliz. Bloqueé el río con sus cadáveres y, con sus cuerpos, llené la llanura de Susa como (si fuesen) cardos y arbustos espinosos. La cabeza de Teuman, rey de Elam, por orden de los grandes dioses Asur y Marduk, mis señores, se la corté ante sus tropas. El terrible esplendor de Asur e Ishtar sobrecogió a Elam, que se plegó a mi yugo. A Ummanigash, que huyó y abrazó mis pies, lo senté en su trono»"". «A Tamaritu, su tercer hermano, lo puse como rey en la ciudad de Hidalu. Carros, carretas, caballos, muías, armas de combate, que con la ayuda de los grandes dioses Asur e Ishtar, mis señores, capturé entre Susa y el río Ulai, por mandato de Asur y los grandes dioses, mis señores, me los llevé de Elam alegremente, y todos mis soldados están a salvo»'". «En mi octava campaña marché contra Dunanu, hijo de Beliqisha, el gambuleo, que confió en el rey de Elam y no se sometió a mi yugo. Cubrí a los gambulu completamente en una batalla terrible, como una tormenta y capturé Shapibel, su fortaleza, situada en medio de las aguas (sigue la descripción del pillaje)... [...] Teuman, [rey de Elam], que residía en Shapibel a invitación de Dunanu, lo cogí vivo con mis manos, ante Dunanu [...]... La cabeza de Teuman, rey de Elam, la colgué en el cuello de Dunanu. Con los cautivos elamitas y el botín de los gambulu, que capturé por mandato de Asur, con cantores y música entré en Nínive con gran regocijo»'", «Umbadara y Nabudamik, nobles de Teuman, rey de Elam, por cuya mediación Teuman me envió un mensaje insolente, a quienes retuve ante mí mientras esperaban mi respuesta, vieron la cabeza cortada de Teuman, su señor, en Nínive, y se volvieron (como) locos. Umbadara se mesó la barba y Nabudamik se atravesó el estómago con su puñal de hierro. La cabeza cortada de Teuman la expuse a la vista, en la puerta de Nínive, para que la cabeza de Teuman, rey de Elam, mostrase a la gente el poder de Asur e Ishtar, mis señores.» «Shumaya, hijo de Nabusalim, nieto de Merodacbaladán, cuyo padre huyó a Elam ante mi padre, luego de colocara Ummanigash como rey en Elam, se apoderó de Shumaya, hijo de Nabusalim, y lo trajo ante mí..» (sigue hablando de Dunanu y su familia). «Nabunaid y Beletir, hijos de Nabushumeresh, el interulente, su padre a quien Urtaku incitó a pelear contra Akkad, los huesos de Nabushumeresh, que trajeron desde los gambulu hasta Asiria, estos huesos hice a sus hijos rorriperlos en la puerta de Nínive»"'. 329 ARAB II 862 p ARAB II 863 p El Ulai es el actual río Kerka. 331 /UMBII 864 pp ARAB II 865 p Fuente única, en donde se dice que Asurbanipal marchó directamente contra Dunanu, apoderándose de su capital Shapibel, donde estaba residiendo Teuman, y allí mismo le cortó ta cabeza. Esto signiñcaría que toda la campaña elamita contra Teuman es una patraña, cuyo objetivo sería cubrir y justificar el regicidio cometido por Asurbanipal contra Teuman. 333 ARAB II 866 pp Ill

28 No. 311 «En mi quinta campaña, marché contra Elam... en el mes de Elul (agosto-septiembre)... derroté por completo a Elam; corté la cabeza de Teuman, su rey insolente, que planeaba el mal; maté a sus numerosos guerreros y los cogí vivos con mis manos; con sus cadáveres llené la llanura de Susa como (si fuesen) cardos y arbustos espinosos; su sangre hice correr por el Vial, teñí sus aguas como (se tiñe la) lana.» «Ummanigash, hijo de Urtaku, el rey de Elam, que huyó ante Teuman a Asiria y abrazó mis pies, me lo llevé a Elam y lo puse en el trono de Teuman. A Tamaritu, su tercer hermano, que huyó con él, lo puse como rey en Hidalu»^^. «Después de haber sostenido una amarga guerra contra Elam... a mi regreso me dirigí contra Dunanu, el gambuleo, que confió en Elam...» (sigue la descripción del pillaje de los gambulu)^''. No. 312 «... [...] Corté la cabeza de Teuman, su rey, en presencia de sus tropas; coloqué en su trono a Ummanigash, hijo de Urtaku, rey de Elam, que huyó y abrazó mis pies. Tamaritu, el tercer hermano de Ummanigash, lo puse como rey en la ciudad de Hidalu»^^^. No. 313 «... [,..] en el mes de Abu (julio-agosto)... Fue a causa de esta arrogancia con la que Teuman, rey de Elam, se dirigió a mí, que me volví hacia la elevada Ishtar..»^^''. «En el mes de Tashritu (septiembre-octubre), el día 1 [...J arrojaron el cuerpo de Teuman, rey de Elam [...] desde Susa, su ciudad real, a Nínive, la ciudad amada de Ishtar [...] sobre la decapitación de Teuman, rey de Elam [...]...»^^'*. Campaña contra Ummanigash, Tamaritu e Indabibi: No. 314 «... Este Samashshumaukin, el hermano infiel, que no guardó el juramento que me hizo, que incitó a la revuelta contra mí, a la gente de Akkad, Caldea, los árameos, el País del Mar, desde Akaba hasta Badsalimeti, vasallos sometidos a mí, así como a Ummanigash, el fugitivo, que abrazó mis regios pies, a quien puse como rey en Elam, junto con los reyes de 334 Cilindro Rassam. ARAB pp , 335 Cilindro Rassam. ARAB II788 p K 1364, CT XXXV Pl, 48 obv, ARAB II 916 p, 354, El resto de esta tablilla resume las guerras contra Ummanigash, Tamaritu Indabibi y Ummanaldash (ver más adelante No. 316 y No. 325). 337 K ARAB II929 p Continúa como el texto 310 (= Cilindro B ARAB II858 a 863 pp ). 338 K 2652, ARAB II 930 p

29 Gutium, Amurru y Meluhha, a quienes yo instalé por orden de Asur y Belit, a todos estos enemistó contra mí y se juramentaron con él,..»"''. «(En cuanto a) Ummanigash, rey de Elam, mi propia criatura, que recibió sus sobornos y se dispuso en su ayuda, Tamaritu se rebeló contra él, y lo pasó a él y a su familia por la espada. Tamaritu, que se sentó en el trono de Elam tras Ummanigash, que no envió saludos a mi majestad, vino en ayuda de Samashshumaukin, mi hermano enemigo, y se abalanzó a la batalla con mis tropas»'^. No. 315 «Ummanigash, a quien hice mucho bien y también hice rey de Elam, que no respetó las buenas relaciones y no guardó el juramento de los grandes dioses, aceptó el soborno de los mensajeros de Samashshumaukin, mi hermano infiel, mi enemigo, mandó sus tropas con ellos para combatir a mi ejército y mis soldados, que marchaban por Babilonia, pisando Caldea, sin que se supiera. Se los envió a Undash, hijo de Teuman, rey de Elam, Zazaz, gobernador de Pillatu, Paru, gobernador de Hilmu, Atametu, jefe de arqueros, y Neshu, jefe de las tropas de Elam, ordenándoles combatir al ejército asirio. Ummanigash habló a Undash dicieruio: "ve y véngate de Asiria por tu padre, tu señor"» «Undash, Zazaz, Paru, Atametu, Neshu, junto con los mensajeros de Samashshumaukin, mi hermano enemigo, se pusieron en camino y avanzaron. Mis tropas marchaban por Babilonia, pisando [Caldea...] Elam [...] Atametu [...] trajeron ante mí [...] Ummanigash recogió [...] Undash [...] mi mando [...]Asur, Bel, Nabu, Nergal, los grandes dioses, mis señores, decretaron un juicio justo para mí y contra Ummanigash. Tamaritu se rebeló contra él y lo pasó por la espada, junto con su familia.» «Tamaritu, que era más malvado que aquél, se sentó en el trono de Elam. Como aquél, recibió el soborno y no envió saludos a mi majestad. Fue en ayuda de Samashshumaukin, mi hermano infiel, y aprestó sus armas para combatir a mis tropas. Por los ruegos que dirigí a Asur e ishtar, recibieron mis lamentos, escucharon las palabras de mi boca. Sus siervos se rebelaron contra él y se pelearon entre sí Mi enemigo Indabibi, su siervo, que se rebeló el primero contra él, se sentó sobre su trono.» «Tamaritu, rey de Elam, que habló con insolencia por la decapitación de Teuman, a quien decapitó un oficial de mi ejército, y sus hermanos, su familia, la simiente de la casa de su padre, junto con 85 nobles de Elam, que estaban con él, que huyeron ante las armas de Asur e Ishtar [...]»'*'. «[...] A Tamaritu, junto con [...] la simiente de la casa de su padre, alojé en mi palacio. Indabibi, que se sentó en el trono de Elam tras Tamaritu, vio el poder de mis armas, con las que arrasé a Elam duramente. Los asirios, que mandé para solicitar a Nabubelshumate, hijo de Merodacbaladán, que fueron a tratar con él como amigos y compañeros, para proteger su país y a quienes Nabubelshumate capturó con mentiras y se los 339 Cilindro Rassam. ARAB II 789 p Pragmento en el que se expone una de las causas de la guerra. 340 Cilindro Rassam. ARAB II792 p Cilindro B. ARAB II 867 pp

30 llevó presos; este Indabibi, rey de Elam, les dejó marchar de su prisión. Para interceder [...} su [...] de gracia, no [...] límite de su país, por medio de su mensajero me los envió, para establecer un juramento y un pacto»^*'. No. 316 «Pero Ummanigash, el esclavo, mi propia criatura, [olvidó] el bien [que le hice...] ante Samashshumaukin [...] aceptó el soborno y le ayudó [...]... [Tamarijtu, no el hermano de Ummanigash, se rebeló contra Ummanigash [...], junto con su familia [...]»^*^. «Tamaritu, que se sentó en el trono de Elam tras Ummanigash, no me envió saludos; las plegarias que dirigí a Bel y a Nabu las oyeron, e Irulabibi, su siervo, se rebeló contra e'l y llevó a cabo su expulsión.»^**. «Tamaritu, su hermano, su familia, la simiente de la casa de su padre, y los nobles que estaban a su lado, huyeron arue Indabibi, su siervo, y agarraron mis regios pies. Mi mensajero, que envié a Elam, a Ummaruildash, rey de Elam, para el regreso de Narma desde Susa a Uruk, no [...]»^^. No. 317 «[,.,] su siervo, se rebeló contra él [...] cortaron [...] Tamaritu, rey de Elam, junto con Ummanaldash, Paru [...] Ummanaldash, hijo de Teuman, rey de Elam, Ummaruimni, hijo de Ummanpi, hijo de Urtaku, rey de Elam, Ummaruimni, nieto de Ummanaldash, rey de [Elam], junto con 17 de su familia, la simiente de la casa de su padre, y 86 nobles, que estaban con él, que huyeron ante las armas de Asur e Ishtar, para mostrar respeto [...] con Marduksharusur, mi oficial [...] vinieron en su desnudez, gritando sobre sus estómagos y abrazaron [mis pies...]»^*'^. No. 318 «... Indabibi, su esclavo, se rebeló contra él y lo venció en una batalla a campo abierto. Tamaritu, rey de Elam, que, por la decapitación de Teuman, habló con insolencia cuando un oficial de mi ejército se la cortó, dicieruio: «Pueden cortar la cabeza del rey de Elam en su país, ante sus tropas?»; y por segunda vez dijo: «Pero Ummanigash, por qué besa el suelo en presencia de los mensajeros de Asurbanipal, rey de Asirla?». Por estas palabras con las que despreció a Asur y a Ishtar, se vengaron rápidamente de él.».-»42 Cilindra B. ARAB II 868 p Este texto, que ofrecemos en tres párrafos, está escrito sobre una tablilla de arcilla, conservada en el Museo Británico. Su primera paite puede verse en el No. 312 y su parte final en el No K CT XXXV Pl. 48 obv. ARAB II917 pp K CTXXXV Pl. 48 rev. ARAB II918 p K CT XXXV Pl 48 rev. ARAB II919 p K CT XXXV Pl. 47; ARAB II933 p Este texto varía respecto a los otros en la cantidad de nobles fugitivos, si bien es el único que menciona el número de familiares. 114

31 «Tamaritu, sus hermanos, su familia, la simiente de la casa de su padre, junto con 85 nobles, que estaban con él, huyó ante Indabibi. En su desnudez, gritaron sobre sus estómagos y vinieron a Nínive. Tamaritu besó mis reales pies y barrió el suelo con su barba. Se puso a mi rueda y lo conté entre mis servidores y vasallos. Imploró mi majestad en nombre de Asur e Ishtar, para que abrazase su causa y lo ayudase. Se presentó ante mí, sometiétulose enteramente al poder de los graruies dioses, que me ayudaron. Yo Asurbanipal, de gran corazón, que no guarda rencor, que olvida las ofensas, me apiadé de Tamaritu y le permití a él y ala simiente de la casa de su padre, quedarse en mi palacio»^*'. No. 319 «Respecto a Nabubelshumate, hijo de Merodacbaladan, mi vasallo, que huyó y se fue a Elam, y al resto de los asirios que Nabubelshumate se procuró con mentiras y se llevó con él, escribí a Irulabibi por medio de su mensajero: «Si no me envías esta gente, iré y destruiré tus ciudades. Me llevaré como botín a la gente de Susa, Madaktu y Hidalu. Te arrojaré de tu trono, y pondré a otro para que gobierne en tu lugar El rrml que causé a Teuman, te lo causaré a tí»^*". «(Pero) su mensajero no llegó hasta él y no le dijo el propósito de mi mensaje. Con ayuda de los dioses Asur, Sin, Samash, Bel, Nabu, Ishtar de Nínive, Ishtar de Arbelas, Ninuria, Nusku y Nergal, que están a mi lado y elimirutn a mis enemigos, marché contra Elam. En Elam oyeron la llegada de mi mensajero, que envié a Der El terror de mi majestad, con el que los grandes dioses me han adornado, se apoderó de Elam y la gente de Elam se rebeló contra Indabibi; lo mataron con la espada y Ummanaldash, hijo de Atametu, se sentó en su trono»^**. Campaña primera contra Ummanaldash'^: No. 320 «En mi séptima campaña, en el mes de Simanu (mayo-junio), el mes de Sin, señor del oráculo, primero y principal hijo de Bel, alisté a mis tropas y me dirigí contra Ummanaldash, rey de Elam; llevé conmigo a Tamaritu, rey de Elam, que huyó ante Indabibi, su siervo, y abrazó mis pies.» «La gentes de las ciudades de Hilmu, Pillatu, Dummuku, Sulaya, Lahiru y Dibirina, oyeron la llegada de mi poderosa línea de combate, cuando marché contra Elam El terrible ful- 347 Cilindro Rassam. ARAB p Cilindro C.A/Mfin 878 p aiindio C. ARAB II 879 pp Las ultimas campañas de Asurbanipal contra Elam están narradas principalmente en el cilindro Rassam, que ya ha aparecido en algunos textos anteriores. Está datado en el eponimo de Samashdaninanni y se escribió para conmemorar la finalización de las obras de reconstrucción del palacio real de Nínive. 115

32 gor de Asur e Ishtar, mis señores, y el temor de mi majestad les sobrecogió; sus gentes, su ganado, sus ovejas, corrieron a Asiria para ser mis esclavos y abrazaron mis reales pies.» «Bitimbi, una ciudad real fortaleza de Elam, que tapona la frontera elamita como una gran muralla, que Senaquerib, rey de Asiria, el padre de mi padre, capturó antes de mi época, y donde este elamita levantó una.legunda ciudad en lugar de la anterior Bitimbi, fortificando sus muros, elevando más su muralla exterior, y llamándola Bitimbi, en el curso de mi campaña la capturé y maté a sus moradores, que no salieron a saludar a mi majestad; les corté la cabeza, agujereé sus labios y me los llevé a Asiria para exhibición ante la gente de mi país.» «A Imbappi, el comandante de Bitimbi, el yerno de Ummanaldash, rey de Elam, lo cogí vivo juera de la ciudad, le até manos y pies con grilletes de hierro y lo traje a Asiria. Una esposa y los hijos de Teuman, rey de Elam, cuya cabeza mandé cortar por orden de Asur en mi primera campaña, junto con el resto de los habitantes de Bitimbi, me los llevé y los conté como botín.» «Ummanaldash, rey de Elam, (cuarulo) oyó la entrada de mis tropas en Elam, abandonó Madaktu, su ciudad real, huyó y se fue a su montaña. Umbahabua, que huyó a la ciudad de Bubilu, después que Elam se levantó en rebelión, y se sentó en el trono de Elam en el lugar de Ummanaldash, lo oyó (también), como aquél, abandonó Bubilu, la ciudad de su residencia real, y se dirigió a las profurulidades de las aguas distantes como un pez.» «A Tamaritu, que huyó y abrazó mis reales pies, lo introduje en Susa y lo coloqué como rey; pero olvidó los favores que le hl e, la ayiula que le envié; planeó la maldad de apoderarse de mis tropas, y habló en su corazón, dicieruio: "La gente de Elam, a donde quiera que se vuelva, se encuentra con Asiria, que continuamente invade y saquea Elam"» «Asur e Ishtar que están a mi lado y me mantienen sobre mis enemigos, miraron en el corazón del malvado rebelde Tamaritu, y lo requirieron por su mano. Lo echaron de su trono real y me lo volvieron a traer por segunda vez, en sumisión a mis pies. Furioso en mi corazón por estos crímenes con que el infiel Tamaritu pecó, por el poder y la fuerza, de los graruies dioses, mis señores, avancé victoriosamente por todo el Elam.««A mi regreso, a salvo y con las manos llenas, dirigí el frente de mi yugo hacia Asiria. Gatudu, Gatuduma, Daeba, Nadih, Duramnani, Duramnanima, Hamanu, Taraku, Haialilsi, Bitkunukubitsu, Bitarrabi, Imbi, Madaktu, Shushan, Bube, Temenmarduksharrani, Urdalika, Algariga, Tubu, Tiltubu, Dunsharri, Duruntash, Duruntashima, Bubilu, Samuna, Bunaku, Kabrina, Kabrinama, Harah, estas ciudades capturé, destruí, devasté y quemé con fuego. Sus dioses, su gente, su ganado, sus ovejas, sus propiedades, sus bienes, carros, caballos, muías, armas e impedimenta, me los llevé a Asiria»"'. 351 aiindro Rassam. ARAB II pp Damos el texto completo. La ciudad de Shushan no es Susa; ésta serla destruida en la siguiente campaña. 116

33 No. 321 «Ummanaldash, hijo de Atametu, se sentó en el trono de Elam. Tamaritu, por orden de Asur y Nergal, suplicó a mi majestad para que le otorgase justicia y fuese en su ayuda. Yo, Asurbanipal, de gran corazón, que no guardo rencor, con ayuda de Asur y Nergal, mis dioses aliados, alisté mis tropas por segunda vez; ordené la marcha contra Ummanaldash, rey de Elam; expulsé a Ummanaldash, rey de Elam, que huyó ante mis armas y se fue a su montaña.» «A Tamaritu, que huyó y abrazó mis pies, lo puse como rey en Susa. Olvidó los favores que le hice, que le envié ayuda, y planeó la maldad de apoderarse de mis tropas. Asur, rey de los dioses, y Nergal, el ensalzado señor, que me preceden y me mantienen sobre mis enemigos, vieron en el corazón del malvado rebelde Tamaritu, y lo pusieron en mis manos; lo arrojaron de su trono real, me lo trajeron y lo sometieron a mis pies»^". Campaña segunda contra Ummanaldash: No. 322 «Por tercera vez Asur, el ensalzado señor, Nergal, el valiente entre los dioses e shum, cuyas manos están adornadas, me apoyaron y me ordenaron marchar contra Elam. Bitimbi...»^". No. 323 «En mi octava campaña, por orden de Asur e Ishtar, alisté mis tropas y me dirigí contra Ummarmldash, rey de Elam Bitimbi, que capturé en mi campaña anterior, la capturé esta vez y al país de Rashi y la ciudad de Hamanu con su territorio. Este Ummanaldash, rey de Elam, oyó la captura de Rashi y Hamanu, y el temor de Asur e Ishtar, que están a mi lado, le sobrecogió; abandonó Madaktu, su ciudad real y huyó a Duruntash; atravesó el río Idide, haciendo de este río su fortaleza y preparándose a pelear conmigo.» «Naditu, ciudad real, con su territorio capturé; Bitbunaku, ciudad real, con su territorio capturé; Hartabanu, ciudad real, con su territorio capturé; Tubula, ciudad real, con su territorio capturé; toda la península, Madaktu, ciudad real, con su territorio capturé; Haltemash, su ciudad real, capturé; Susa, ciudad real, capturé; Dinsharri, Sumuntunash, sus ciudades reales, capturé; Pidilma, su ciudad real, capturé; Bubilu, su ciudad real, capturé; Albiruik, su ciudad real, con su territorio capturé. Confiando en Asur e Ishtar, marché y avancé contra Ummanaldash, rey de Elam, que no se sometió a mi yugo.» «En el curso de mi campaña capturé Duruntash, su ciudad real. Las tropas vieron el río Idide, un violento torrente, y temieron cruzarlo. Ishtar, que mora en Arbelas, se rebeló 352 K ARAB II 931 pp El resto de esta tablilla narra la siguiente campaña. 353 K ARAB II 932 p Continúa como el texto 315 (= Cilindro Rassam, ARAB II 805 a 816 pp ). La primera parte de esta tablilla relata la campafla anterior; cf. texto

34 en un sueño a mis tropas por la noche y les habló así: «Yo iré delante de Asurbanipal, el rey a quien formaron mis manos». Mis tropas confiaron en este sueño y cruzaron a salvo el Idide.» «14 ciudades, sus residencias reales, junto con numerosas pequeñas ciudades, 12 distritos de Elam en su totalidad, conquisté, destruí, devasté y quemé con fuego y los convertí en un montón de ruinas; maté sus soldados sin número, con la espada abatí a sus poderosos guerreros. Ummanaldash, rey de Elam, huyó en su desnudez y alcanzó la montaña.» «La ciudad de Banunu, junto con el territorio entero de la ciudad de Tasarra, capturé. 20 ciudades en el territorio de Hunnir, en la frontera de Hidalu, capturé. Bashimu y las ciudades de alrededor destruí y devasté; abatí a la gente que vivía en ellas; destrocé sus dioses y apacigüé el divino corazón del señor de los señores. Sus dioses, sus diosas, su propiedad, sus bienes, su gente, grandes y pequeños, me los llevé a Asiria. Invadí el territorio de Elam en 60 beru (650/700 kms.), por orden de Asur e Ishtar, que me enviaron, avanzando victoriosamente.» «A mi regreso, mientras que Asur e Ishtar me mantenían sobre mis enemigos, capturé Susa, la gran ciudad de culto, sede de sus dioses y lugar de su aparición. Por orden de Asur e Ishtar entré en sus palacios, morando en ellos entre el regocijo; abrí sus tesoros, donde se amontonaba la plata, el oro, propiedades y bienes, que reunieron y apilaron los reyes anteriores de Elam, incluidos los reyes de estos días, y sobre los que ningún enemigo que no sea y ó puso sus manos jamás; me los llevé y los conté como botín.» «La piata, el oro, propiedades y bienes de Sumer, Akkad y de toda Babilonia, que los reyes anteriores de Elam se habían llevado en siete veces y traído a Elam, sariru rojo, metal reluciente, piedras preciosas, caro material, la parafemalia real que los anteriores reyes de Akkad y Samashshumaukin malgastaron en Elam para su apoyo; trajes, material, parafemalia real, armas de guerra, todo lo necesario para guerrear, que adornaba sus manos; mobiliario de sus palacios en los que se sentaba y yacía, donde comía y bebía, se bañaba y ungía; carros, carrozas, carruajes, adornados con sariru y zahalu, grandes caballos y muías, cuyos arreos eran de oro y plata, me lo llevé a Asirla»'^. «El zigurat de Susa, construido de ladrillos esmaltados, destruí; sus cuernos de bronce brillante, arranqué. Inshushinak, el dios de sus oráculos, que mora en secreto, cuya obra divina nadie ha visto, los dioses Shumudu (Simut), Lagamaru, Partikira, Ammankasibar, Uduran, Sapak, divinidades que adoraban los reyes de Elam, Ragiba, Sungursara (Sunkirrisharra), Karsa, Kirsamas, Shudanu, Aipaksina, Bilala, Panintimri, Napirtu, Kindakarbu, Silagara, Napsa, a estos dioses y diosas junto con sus valores, sus riquezas, sus muebles y a los sacerdotes y sirvientes, me los llevé a Asirla.» «32 estatuas de reyes, de oro, plata, bronce y mármol, de las ciudades de Susa, Madaktu y Huradi, junto con la estatua de Ummanigash, hijo de Umbadara, la estatua de Ishtamanhundi, la estatua de Hallushu, y la estatua del último Tamaritu, que fue mi esclavo por orden de Asur e Ishtar, me las llevé a Asiria.» 354 Los carros del botín serían utilizados más adelante como transporte de material para la construcción de divesas estancias del harén leal: «...En carros elamitas, que rapiñé por mandato de los grandes dioses, mis señores, la gente de mi país trajo los ladrillos para la reconstrucción de este bíl-redüti...» (Cilindro Rassam, ARAB p. 322). 118

35 «Hice acopio de los colosos, guardianes del templo, tantos como eran; arranqué los bravos toros salvajes, que adornaban sus puertas; los santuarios de Elam destruí hasta su desaparición; sus dioses y diosas los entregué al viento; sus jardines secretos, donde no entran extraños, cuyos bordes nadie pisa, mis soldados entraron en ellos, vieron sus misterios y les prendieron fuego; las sepulturas de sus reyes antiguos y modernos, que no temían a Asur e Ishtar, mis señores, que instigaron a los reyes, mis predecesores, destruí, devasté y expuse al sol; sus huesos me llevé a Asiria; dispuse la inquietud sobre sus espíritus; les privé de las ofrendas de comida, y libaciones de agua.» «En una jornada de un mes de 25 días, devasté los distritos de Elam; la sal y la mala hierba esparcí sobre ellos. Las hijas de los reyes, las hermanas de los reyes, junto con los antiguos y nuevos de las familias de los reyes elamitas, los prefectos y alcaldes de todas las ciudades que conquisté, los jefes de arqueros, el segundo, el conductor y el tercero (de los componentes de los carros de combate), jinetes, arqueros, capitanes, arqueros de todo el ejército, tantos como eran, gentes machos y hembras, grandes y pequeños, caballos, muías, asnos, ganado y ovejas, que eran más numerosos que las langostas, me los llevé a Asiria.» «El polvo de Susa, Madaktu, Haltemash y el resto de sus ciudades, lo recogí y me lo llevé a Asiria. En los días de un mes asolé Elam hasta su más lejana frontera. El ruido de la gente, el paso del ganado y la oveja, el dulce sonido de la alegría, lo desterré de sus campos; asnos salvajes, gacelas y toda clase de bestias de la llanura hice que habitaran en ellos, como en su casa.» «La diosa Narma, que estuvo enfadada J.635 años, y que se fue a morar a Elam, un lugar no adecuado para ella, ahora en este día, cuarulo ella y los dioses, sus padres, me escogieron para el gobierno de los países, me encargó el regreso de su divinidad, con las palabras: «Asurbanipal me traerá del malvado Elam, me llevará al Earma.» «La palabra de sus divinidades, que expresaron en días lejanos, la han revelado ahora a la gente de los últimos días. Cogí la mano de su elevada divinidad y tomó el camino del Eanna, con el corazón alegre. En el mes de Kislimu (noviembre-diciembre), el día 1, la traje a Uruk e hice que retomara su morada eterna en el templo Ehilianrm, al que ella ama.» «La gente y los despojos de Elam, que por orden de Asur, Sin, Samash, Adad, Bel, Nabu, Ishtar de Nínive, reina de Kidmuri, Ishtar de Arbelas, Ninurta, Nergal y Nusku, me llevé, lo más escogido se lo presenté a mis dioses. Hombres de arco y escudo, capitanes y arqueros, que me llevé de Elam, los añadí a mi regio estamento militar; el resto lo dividí, como ovejas, entre las ciudades, sedes de los graruies dioses, mis oficiales, mis nobles y toda la gente de mi campo»^". No. 324 «[...} Duruntash, su ciudad real, capturé. No esperé un día (ni) dos días; no podía ver el frente de mi ejército. En ese momento crucé el río; 14 ciudades, sus residencias reales. 355 Cilindro Rassam. ARAB II pp, Ofrecemos el texto completo. 119