American Handgunner May June 2012 | Dark Angel (1990) | Amagami SS Plus Sub Ita Streaming & Download

REVISTA SEMANAL COXICISILMOS ÍITILES. SR PÜBLÍGA TODOS I OS DOMIMGOS. Tomo I. N. 32.


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "REVISTA SEMANAL COXICISILMOS ÍITILES. SR PÜBLÍGA TODOS I OS DOMIMGOS. Tomo I. N. 32."

Transcripción

1 REVISTA SEMANAL 11 ja u 9 COXICISILMOS ÍITILES. SR PÜBLÍGA TODOS I OS DOMIMGOS. Tomo I. N. 32. ANTEQUERA: IMP. DE D. MANUEL PÉREZ DE LA MANGA, calle de Estepa, 85. ^^F^l, ^^S^A

2 M 1SCEL ANE A. MOVIMIENTO de la POBLACIÓN. Desde ei 1. al 6 de Agosto. Nacimientos 9: Deíanoiones 23; Diferencia en contra de la vitalidad 14. COLORACIÓN ARTIFICIAL DÉ LAS FLORES. Según experimentos praeticados por el profesor Pedro Andrés Saccardo y presentado á la Academia de Ciencias, Letras y Artes de Pádua, entre otras m'.l sustancia? adoptadas pira la co'oración, las que mejores resultados dieron, son; la eosína, la anilina verde-luz, el sulfindigoíalo sódico, el estracío de verzino y el sulfoáo rameico. De estas snstancias la anilina verde-luz presenta la propiedad no solo de no pasarse la flor inyectada, sino de favorecer además su íi-escura. Se difunde por todo ei parenquima de la corola, produciendo una coloración igual: la eosina, prontísima en la difusión, no colora los nervios; el sulfindigotato sódico no se extiende sino á las fascetas traquea- Lis; el estracío de verzino y el sulfato rameico se difunden poco más de los nervios. Por último, las sustancias que producen el mejor colorido son la eosina y la anilina verde-luz: la primera en rojo y la segunda unas veces en verde y otras en azul vivísimo. Las flores, cuya coloración resulta mejor, son las violetas de pensamiento, las violetas ordinarias, las boquitas de león, etc.. etc. Un señorito muy Lia y otro que de asno hace gala, dilucidaban si Atila fué ó no pariente de Atala. Preguntáronlo á Mercedes, }' ésta al momento exclamó: Yo qué sé lo que ocurrió cuando la irrupción de ustedes?

3 Ai Antequera 10 Agosto. N. 32. SE PUBLICA TODOS LOS DOMINGOS Reaaccion y administración calle de Mesones. 2 _ Se insertan anuncios, edictos y coma nicados á precios convencioiiale». De la inhumación y cremacioa de los cadáveres, (continuación) por E. P En la Torre de la Cautiva. (Meditación) por G. O. Siempre. Soneto por T. de R. Paráfrasis. Poesía por J. G-. B. En el álbum de un ami-. gkil Poesía por É. M LA rmiléi Y DE 14 CREMACION DE LOS CADÁVERES, BOSQUEJO' HISTÓRICO, ECONÓMICO Y MÉDICO, ( Continuación). No seguros, ios partidarios de la quema de los difuntos de los ahorros que sus método lia de producir, á pesar de lo que cargan la mano en sns cálculos y cuentas, y cuyo valor-negativo queda ya expuesto, entran en otra serie de consideraciones, del todo utilitarias, de las que descartando cuanto en ellas hay de fantástico reduciremos el argumento á estos sencillos y claros términos. Las suntancias'que contienen los cadávares humanos quedan confinadas en la fosa, sin entrar en el perpétuo y armónico círculo de la materia, no

4 '370 EL SETENTA Y NUEVE. entrando á formar parte de nuevos organismos, que, á su vez lian do sufrir la misma suerte. La combustión pone en libertad desde luego estas sustancias, que por tal medio no quedan sustraidas'al;perpetuo círculo.y cambio entre el mundo orgánico y él inorgánico. Entre aquellas sustancias los fosfatos, importantísimos para el desárrollo y cualidades nutritivas de las, plantas, permaneciendoiencerrados, han de faltar y faitan ya do íiecho, en la economía del mundo, con perjuicio grave y creciente de todos los seres vivos que lo pueblan, y singularmente del género humano. Pecan, dice el D. Creus, los cálculos de los escritores que combato por mezquinos, y estrechas son sus miras y sus reflexiones. Nada más fácil que probarlo. Está compuesto nuestro cuerpo de bien pocos factores simples: el oxigeno, hidrógeno, carbono y nitrógeno, potasio, sodio, calcio, magnesio, azufre, fósforo, cloro, ñuor, silicio, hierro, niangáneso y cobre. M. descomponerse el cadáver resultan tres séries de cuerpos, que son: primero' el agua, después un grupo de cuerpos gaseosos y otro de sustancias fijas. Veamos cual es la suerte de los cuerpos gaseosos despren- 'didos del cadáver enterrado. Siendo como es lenta la descomjposicion subterránea ios gases desprendidos se difunden poco á poco en la tierra que á su paso encuentran, y en virtud de su ligereza salen por fin al exterior á formar parte del receptáculo común atmofórico, por mas que una gran parte de estos gases sea retenida más o' menos temporalmente por el mismo terreno que atraviesan, ya en forma de mezcla por absorción, ya bajo la de verdadera combinación química. Después de concienzudos razomimientos científicos vese en el folleto que estractamos, cómo ál caho de los años, desnpareee la forma humana sepultada; del mismo modo que reducfda á ceni-zas: de ia misma manera, aunque por diverso camino y en distinto plazo, entra en el gran círculo de la materia la sustancia humana, como toda la materia orgánica. Puesta-á discusión cual de las dos restituciones es mas conveniente á. la vida de las plantas y de los animales, no es dudosa la repuesta: á ningún agricultor se le ha ocurrido quemar el estiércol con que abona sus campos; el procedimiento de entregarla a la acción de las combinaciones naturales es

5 EL SETEKTA Y lsue\'e el constantemente seguido,, y bajo este aspecto, no es tampoco defendible la incineración de los difuntos. Aun suponiendo por un momento que ios productos cad-ívericos se archiven y confinen perpétuaitiente en el lon-u de la huesa, todavía serían infundados ios meticukmos razonamientos de los que pretenden que se quemen los dirnü-tos. y esto por las razones-siguientes. Ni por un momento se pued;> parar la reflexión en que lian de faitir e! oxígeno, el liidrogeno, etc. por lo mismo que forman sin duda las masas níayores de las tierras, las aguas y la atmósfera de nuestro planeta. Tampooo se han echado, ni se han de echar áemónos el azufre, cloro, flúor, etc., abundantísimos en la* superficie y corteza accesible del globo, y tan- escasos en los organismos vivos animales y vegetales, que con cantidades relativamente insignificantes se puede satisfacer sobra-, damente su consumo. La verdadera cuestión podría plantearse, con respecto ai carbono y al fósforo, y más concretamenteai ácido carbónico, ai fosfato de cal, pero son tan abundantes los manantiales del ácido carbónico, que inundan la atmósfera, que sólo á las imaginaciodes preocupadas ha podido ocurrir su falta ó escasez para las necesidades de, la vida vegetal; y sino veamos: la combustión ordinaria que tantos miles de toneladas de carbono lanza á la atmósfera, la respiración de los animales, la fermentaciones que dan lugar a', la formación de este gas, y por último la incesante descomsicion atmosférica de los abundantes carbonatos que forman una gran parte de la corteza terrestre, son, no ya manantiales, sino abundantísimos rios, que forman el océano atmosférico, donde viven con holgura y abundosamente se nutren de carbono las, plantas. - Con respecto á los fosfatos no estriba en ellos precisamente hoy la solución del problema económico de la restitución a- gricola, porque los adelantos modernos, de la química aplicada al cultivo, y una experiencia ya de treinta años han probado que el trigo puede producirse por medio de abonos minerales, en cuya composición no figure en primer término el fosfato de cal, sino sustancia nitrogenada, el sulfato de amoniaco, y áun cuando fuera preciso el fosfato, hay con que moderar, y áun reprimir, las lamentaciones que hemos;

6 372 EL SETENTA Y NUEVE. copiado. En Bélgica solamente, cerca de Mons, hay tan a- bundantes depósitos de esta sustancia, que un autor calcula su peso en cinco millones de kilogramos; y como los habitantes del mundo no pasan de mil millones, y á cada uno corresponde poco más de dos kilogramos de fosfatos, tendremos que, con solo el del criadero aludido, hay más que para proveer de esta sustancia á todo el mundo dos veces; y si solo se emplease en reemplazar en la tierra la falta de "fosfatos de los difuntos de la nación belga, habría materia para subvenir á la necesidad producida por los muertos de ciento ochenta siglos. Otro tanto puede afirmarse de los criaderos descubiertos en Inglaterra y otros varios países; y en cuanto al nuestro, solamente los depósitos de apatita ó fosforita de Logrosan, pueden dar por miles de años abasto al consumo agrícola en cuanto á fosfato. Resultan, pues, vanos los temores de destrucción y ruina del mundo por causa de la inhumación de los difuntos, presentado por los que quieren sustituirlas con la cremación. (Se continuara.)

7 EL SETENTA Y NUEVE. 373 JSn LA TORPv DE LA pautíva (MEDITACION) Entre los velos nítidos de plateadas nubes sus puros rayos trémulos oculta lento el sol. Y vaga leve céfiro, formado por querubes, al rebatir espléndidas sus alas de arrebol. Desde la Torre altísima de la infeliz Cautiva, detrás de aqueste arábigo bellísimo ajimez, al alma melancólica dejo vagar altiva y navegar extática en olas de placer: ya contemplando espléndidas las galas de natura, ó ya escuchando el rápido murmullo halagador del arroyuelo diáfano, que corre con blandura y hasta mi oído extático eleva su rumor. Mas otras melancólicas ideas embebecen al ánima, amantísima de goce mas feliz, i. y son cual olas lóbregas, que en su vaivén la mecen, de tradición fatídica, que elévanse ante mí. Que aquí las horas tétricas, llorando su fortuna, cautiva, melancólica pasara una mujer. Oh Dios! y cuán bellísima al rayo de la luna derramaría sus lágrimas de amargo padecer. Cuán triste cuán poética, sublime en su amargura, cruzando melancólica por la prisión fatal...! Y cual al colmo elevase su mágica figura, al desceñirse trémula la túnica oriental. Miradla retirándose sobre el diván bordado de terciopelo espléndido color de carmesí; como resalta lúbrico su cuerpo delicado é inspira dulce al ánima amante frenesí Bajo su cuello nítido se eleva blandamente

8 374 EL SETENTA Y NUEVE. de nácar, rosa y ópalo su pecho virginal, y su cabello de ébano, que mece puro ambiente, á su cintura elástica, desciende en espiral. 1 n- Huyó el tiempo y no dejó mas que una triste memoria, entre leyenda ó historia, de aquel siglo que pasó. En vez de palacios, ruinas, en vez de placer, dolor, penas en lugar de amor, y en vez de flores, espinas. Qué te resta torre altiva de tu opulencia pasada? Dónde está tu enamorada y misteriosa cautiva? El tiempo, que destrozó tus dorados, aposentos, ' sus inspirados acentos con rudo encono apagó. de su altiva hermosura, de su belleza sin par,, solo nos llegó' á dejar un recuerdo de amargura. Si en tí quedan por acaso leves restos seductores, ya tus árabes labores, tocando van á- su ocaso. Y, cual ella, en polvo inerte tu belleza convertida, ni aún habrá, torre querida, quien llore tu triste suerte, G. DE G, SONETO. Bíewípre fulgente la esperanza brilla, Y siempre el desengaño la oscurece: Siempre el placer entre ilusiones crece: Siempre el pesar k la ilusión mancilla. Brota siempre la flor de su semilla, y al hielo ó- al calor siempre perece: siempre en sus ñores el amor nos mece, y siempre el desencanto nos humilla. Oh cuán triste es vivir siempre soñando 1 cuán triste despertar siempre temiendo! que siempre los ensueños van pasando; siempre la amarga realidad venciendo; vivir siempre temiendo y esperando, es,, en verdad, vivir í?í?^re muriendo. T. DE R.

9 : EL SETENTA Y NÜE E. 375 PARÁFRASIS. Osculétur me ósculo oris suis. Salomón. Cantar de los cantares. Dame un beso mujet... Eres de roca? Bésame con, el beso de tu boca, y calma mi agonía, y de tus labios el desden desecha. Depon esa ironía que, llega al alma mia, como sutil y emponzada flecha. Yo moriré de celos... pero deja en tus labios libar al labio mió, como liba la abeja las excitantes flores del estío. Deja que así te bese y en tu aliento de amores me embelese. Deja..,, mas ay! riyendo, glacial, callada sigues y mi amor por tu amor queda muriendo. m EL ALBUM DE 11 J. GRANADOS BLAZQUEZ. AMIGO. Es el amor un duende, que bulle inquiento, los rincones del alma desenvolviendo: y cuando acuerdas en el lugar del duende queda una suegra. R.

10 376 EL SETENTA Y NUEVE. SUELTOS. HIGIENE DOMÉSTICA. Las mnllicipalidades de las grandes capitales de Inglaterra aplican con todo rigor una nueva ley sobre laa viviendas ó habitaciones, según la cual se prescri ben 700 pies cúbicos de aire para dos persosonas. En Liverpool se ha prohibido á un propietario admitir más de dos adultos y dos párvulos en un cuarto dé la capacidad de 840 pies cúbicos de aire, que de ordinario venía habitado por tres hombres, dos mujeres y seis niños. Cuánto y cuánto grave podria citarse entre nosotros! Ya que hay sociedades protectoras de los animales no podria y hasta no debería nuestro Ayuntamiento ejercer las veces de sociedad protectora de los hombres y hacer algo en pro de la higiene de las habitaciones? La proporcionalidad entre la capacidad del ambiente y el número de personas que deban ocupar una habitación, que ha dado lugar á esas importantes disposiciones en Inglaterra, debe ocupar la atención de nuestros municipios... y la estencion ofrece casos prácticos. De El Porvenir de la Industria. aj^fcmw- m Actualmente se hallan en la Habana las hermanas mulatas Cristina y Míllie, unidas por los hombros y no teniendo mas que una sola región sacra y coxigea y una sofá pelvis. Revelan clara inteligencia, hablan bien el inglés, cantan admirablemente con voz de soprano la una, y de contralto la otra y son entusiastas por la música y las bellas artes. Suelen dormirse y despertarse á la vez y sueñan lo mismo lo que se explica porque ex'stiendo sensibilidad común en las partes inferiores del cuerpo, escitadas durante el sueño, pueden despertar idénticas asociaciones de ideas en ambos cerebros. Pero lo curioso es que cuando se tocan cualquiera de los cuatro piés, los dos sienten el contacto. Teniendo comunicación las dos aortas, puede asegurarse que la hora de la muerte será simultánea para las dos.

11 RECETA CONTRA LAS PULGAS. La pulga es un animal irac nndo y veng-ativo, y el que sabe sacar partido de estos defectos tiene mucho adelantado para destruirla. El que haya cogido una pulga y desee su exterminio comenzará irritándola por medio de frases denigrantes ó iníuriosas; procurará excitar su encono, ya sea apedreándoln, ya dándola latigazos; así las cosas, la pulga se enfure 'e y se lanza sobre su agresor; pero en el momento en que el sanguinario insecto se levanta en dos piés para saltar sobre el hombre y desangrarle, es preciso un gran rasgo de sagacidad y de fuerza para cogerla por las piernas y sostenerla patas arriba. En esta posición vertical, la pulga hace esfuerzos violentos y se sacude de un lado para otro, la sangre se sube á la cabeza, y al fin muere de una congestión y de falta, de sueño. NOTA. También hay personas que las matan apretándolas entre las uñas. Granos. Harinas. 'aldos. ^Trigos recios del país, (fanega) á 52 / Trigo blanquillo.. 43 á 45 i Cebada 19 á 20 Uíaiz ' y Garbanzos 000 á 000 Habas tarragonas.. 31 Habas cochineras 00 Yeros y al be jones 00 Guijas!!. ' , 00 v Habichuelas 00 ^Harina de 1.a (arroba) 19 i Id. de 2.' Aceite, (arroba) 42 á 43 j Vinos secos de la Vega 22 á 24 j Id. id. cerros 14 á 16 (Vinagre 16 á 20 Lana sucia en córte 45 á 65 lanas... J Id. blanca tenería (libra) 8 á 9 Id. negra id. id 6 li2 7

12 1.^ )S. Pesetas Cs En Antequera un mes 1 50 Idem un trimestre 4 En los demás puntos do la Península, trimestre Extrangero y Ultramar 6 So suscribo á esta Revista en la imprenta de D. Manuel Pérez de la Manga, calle de Estepa, núm. 85. El pago será anticipado. ADVERTENCIA. En sellos de franqueo, que no sean de guerra, pueden los Sres. Suscritores ausentes de esta Ciudad abonar el importe de sus suscriciones.