Watch online | SP’s Airbuz – December 31, 2015 | Snowfall

Resumen. Jorge Balladares Burgos 1


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "Resumen. Jorge Balladares Burgos 1"

Transcripción

1 El uso del Blended Learning y la formación digital del profesorado universitario The use of Blended Learning and teacher online professional development Resumen Jorge Balladares Burgos 1 El b-learning o educación híbrida es una modalidad de aprendizaje integrador que utiliza de manera combinada componentes presenciales y virtuales. Esta modalidad puede contribuir a los sistemas de capacitación y formación digital del docente universitario a través del desarrollo de competencias digitales, con el fin de mejorar los procesos educativos universitarios. Se ha realizado una revisión de la literatura en diferentes fuentes bibliográficas relacionadas a experiencias y resultados de investigaciones del uso del b-learning para el desarrollo profesional en línea del profesorado universitario. A partir de esta revisión bibliográfica se percibe que los procesos de capacitación en la modalidad E-learning no han sido suficientes para responder a los desafíos de la educación superior en la era digital, y el B- learning se constituye como una alternativa de formación digital del docente en la educación superior. A su vez, esta ponencia propone el desarrollo de competencias digitales e informacionales a través de una propuesta de capacitación en TIC como estrategia metodológica. Palabras clave: TIC, Educación superior, formación digital, profesorado, desarrollo profesional en línea. Abstract B-learning or blended learning is an integrating education program that combines computer-based activities with regular classes. It contributes to the quality of higher education through the improvement of ICT training programs and the development of e-competences in higher education. There has been a literature review of different bibliographic sources related to B-learning and Teaching Professional Development. As a result of this review, it is perceived that E-learning training programs are not efficient enough to face the challenges of blended education, and Blended Learning could be an alternative for teacher online professional development. Keywords: Blended program, ICT, Higher education, online professional development, staff development, faculty development. 1 Docente de la Universidad Tecnológica Equinoccial. Licenciado en Filosofía por la Universidad del Salvador de Buenos Aires. Magíster en Filosofía y Magíster en Tecnologías aplicadas a la Práctica y Gestión Docente, por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Realiza estudios de doctorado en la Universidad de Extremadura, España. Publicaciones en la Revista Sophia de la Universidad Politécnica Salesiana y en la Revista Nuevo Pensamiento de la Facultad de Filosofía de la Universidad del Salvador de Argentina. Miembro del equipo de investigación del proyecto de Etnomatemática-Runayupay de la Universidad Central del Ecuador 1

2 1. Justificación Frente a los desafíos de una calidad educativa en la educación superior, se ha cuestionado sobre la incidencia de los programas de capacitación docente en línea en el mejoramiento de los procesos educativos en el aula universitaria. En cuanto al uso de las TIC en el aula, se percibe que hay una brecha digital entre las generaciones de docentes y las nuevas generaciones estudiantiles, en la que los programas o sistemas de capacitación en TIC en la formación docente no han resultado ser efectivos para responder al desarrollo de estrategias metodológicas y prácticas con TIC tanto dentro como fuera del aula. El docente universitario se encuentra en medio de la atención y la polémica, al reconocer una percepción generalizada de insatisfacción respecto a la calidad de los procesos educativos, pues los contenidos que se enseñan no generan conocimientos útiles para comprender la vida personal, social y profesional de los individuos (Pérez Gómez, 2010). La profesión docente se enfrenta hoy en día a nuevos desafíos y contextos en la era de la información y de la incertidumbre, y percibe un distanciamiento generacional entre el docente y el estudiante que incide en los procesos educativos contemporáneos, puesto que se vive una sociedad knowmad constituida por nuevas generaciones nómadas del conocimiento (Moravec, 2013; Cobo y Moravec, 2011). El docente universitario se encuentra en la encrucijada de formarse digitalmente para mejorar el proceso educativo ante las nuevas generaciones digitales universitarias. De hecho, se percibe que una capacitación formal en TIC no es suficiente para el desarrollo de e-competencias o competencias digitales en el profesorado, y que debería pensarse en una formación digital permanente que recupere las buenas prácticas cotidianas y una formación continua con TIC (Valverde-Berrocoso, 2011; Valverde-Berrocoso, Garrido y Fernández, 2010; López, 2005). El Blended Learning, es el aprendizaje facilitado a través de la combinación eficiente de diferentes métodos y modelos de enseñanza y estilos de aprendizaje, y basado en una comunicación transparente de todas las áreas implicadas en el curso (Heinze y Procter, 2004). Algunos autores consideran esta nueva tendencia hacia el aprendizaje mixto como un paso atrás porque recuperan nuevamente componentes presenciales en vez de utilizar la educación virtual y mencionan el fracaso del e-learning (Bartolomé, 2004). Otros expertos, por el contrario, lo ven como un modelo novedoso que combina lo mejor de cada modalidad y mejora la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje en diferentes niveles organizacionales de una institución educativa y ofrece varias posibilidades de realizar combinaciones para los procesos formativos (Llorente y Cabero, 2008; Graham 2004; Bonk y Graham, 2004; Peñalosa, 2013). Se considera que una propuesta de formación digital del profesorado universitario de la presente generación contribuirá al desarrollo de competencias digitales e informacionales. Además, el docente se capacitará para el uso de las TIC como estrategias metodológicas en el aula que puede contribuir al mejoramiento de la calidad de los aprendizajes de los estudiantes. Por esta razón, esta ponencia presentará una propuesta de curso de capacitación innovador para el profesorado universitario. 2

3 2. Bases conceptuales Como presupuesto al planteamiento de este tema, hay que mencionar las diferentes dificultades de programas de capacitación virtual o e-learning para la formación docente (Schnerkenberg, 2010), al punto que se ha llegado a cuestionar la efectividad de una formación e-learning y la necesidad de buscar otras estrategias de formación docente (Volk y Keller, 2010). Además, el interés para esta revisión de literatura se centra en conocer cuáles han sido los avances en la investigación en torno al B-learning, blended learning o aprendizaje híbrido o mixto, como una alternativa para la formación digital del docente universitario (Güzer y Caner, 2014; Drysdale, Graham, Spring y Halverson, 2013). El punto de partida de la presente revisión literaria será el trabajo realizado por Halverson, Graham, Spring, Drysdale y Henrie (2014) quienes realizaron un análisis de la temática de los artículos más citados en la primera década de investigaciones sobre el blended learning. En lo referente al uso del B-learning para el desarrollo profesional, estos autores afirman que ha sido una tendencia minoritaria (3,5%) en las investigaciones frente a otras tendencias temáticas en la investigación en torno al Blended Learning, tales como investigaciones sobre el diseño instruccional, estilos y resultados de aprendizaje, exploración, comparación, tecnología e interacción, entre otros. Aunque este estudio se basó en las investigaciones publicadas en idioma inglés, se opta por la tendencia temática de desarrollo profesional (professional development) como lo más afín o aproximado a lo que se entiende en español capacitación o formación. El Blended Learning se proyecta como una modalidad con futuro para el mejoramiento de la calidad educativa universitaria (Wold, 2013) y para el desarrollo profesional del docente (Owston, Wideman, Murphy y Lupshenyuk, 2008). En una revisión de literatura desde 1999 al 2012 sobre investigaciones acerca del Blended Learning, Güzer y Caner indican que esta modalidad se la percibe como útil, agradable, flexible y motivadora para los aprendices, aunque tiene como reto el generar mejores entornos de aprendizaje a través de la interacción social y el trabajo colaborativo. El estudio menciona que el B- learning ha sido implementado en los últimos años en diferentes ámbitos escolares, en el que se incluyen los programas de capacitación. En el futuro los estudios sobre el aprendizaje mixto o híbrido se orientarán hacia cómo crear experiencias efectivas o exitosas sobre su implementación, y a su vez, deberán considerar la inclusión de la educación móvil (M-learning) que utiliza nuevos dispositivos como tablets, smartphones o teléfonos inteligentes, entre otros (Güzer y Caner, 2014). El estudio sobre el análisis de tendencias en disertaciones y tesis sobre B- learning realizado por Drysdale et. al (2013) considera que una de las tendencias de uso de esta modalidad se encuentra en el ámbito del desarrollo profesional. Aunque en este análisis se indica que hay un porcentaje bajo en estudios del B-learning utilizado para la capacitación profesional (7%), los autores interpretan que este resultado no refleja el potencial de las necesidades de desarrollo profesional, y que las próximas investigaciones acerca del B-learning deberán girar en torno a las necesidades profesionales del personal administrativo y docente de las instituciones educativas (Drysdale 3

4 et. al, 2013; Bicen, Ozdamli y Uzunboylu, 2014). aunque las investigaciones en este campo todavía han sido incipientes en la primera década de investigación sobre Blended Learning (Halverson et. al, 2014). Dentro de las variables institucionales en la educación como factores críticos en el éxito del B-learning, Valverde-Berrocoso menciona la capacidad de implementar estructuras organizativas más flexibles en las universidades. Dentro de esa estructura organizativa se debe considerar la formación del profesorado o dar soporte a los docentes (Valverde-Berrocoso, 2011). De esta manera, el B-learning se vuelve una modalidad alternativa para el mejoramiento de los procesos de enseñanza-aprendizaje y se constituye una tendencia en el uso de las TIC para la docencia universitaria (Valverde- Berrocoso, López, Garrido y Díaz, 2004). Esta modalidad es considerada como idónea para el desarrollo profesional de los estudiantes de formación para la docencia (Fainholc, 2008). Frente al desfase generacional en torno al uso de las tecnologías y a la generación del conocimiento, se puede plantear la necesidad de una formación digital del docente universitario, que no solamente incluya el uso instrumental de las tecnologías de la información y comunicación a través de la ofimatización[1] docente, sino también a través del desarrollo de competencias digitales en los que se generen aprendizajes, se gestione conocimiento y se desarrollen competencias para el ámbito general, a través de una educación digital[2] del docente, en el que el profesorado sea capaz de ser un educador capaz de fomentar la ciencia y la tecnología en los estudiantes en función del desarrollo de competencias digitales (Regalado, 2013). Desde esta perspectiva, se plantean algunos resultados de investigaciones en torno al Blended Learning y su incidencia en la formación digital del profesorado universitario. En cuanto a la formación digital docente, se puede considerar que los cursos en TIC para la formación del profesorado universitario no son suficientes para desarrollar competencias digitales. El desarrollo de competencias digitales o capacidades informacionales (Valverde-Berrocoso, 2011) debe estar en función no solo de la capacitación, sino también del uso cotidiano de las TIC (Valverde-Berrocoso et al., 2010) y de los incentivos que ofrezca una institución de educación superior, tales como premios por buenas prácticas en el uso de TIC o ampliación de la oferta de carreras virtuales o a distancia (Schnerkenberg, 2010). Los programas de capacitación o certificación en uso de TIC deben incluir recursos de la web 2.0 para la educación superior, así como herramientas para una e-investigación y e-ciencia para el docente universitario, así como valorar la importancia de métodos reflexivos de aprendizaje para la adquisición de e-competencias (Volk y Keller, 2010). Las últimas investigaciones también coinciden que las instituciones de educación superior tienen el desafío de incrementar el número de profesores que sepan enseñar en línea o utilicen modalidades mixtas o híbridas (blended learning) para organizar el aprendizaje a través de estrategias de formación de profesorado que sean rápidas, efectivas y conduzcan a resultados prácticos inmediatos (Gregory y Salmon, 2013). A pesar de que el docente universitario todavía tiene dificultades para incorporar la tecnología en el aula de clase, se percibe que hay un aumento en el interés de articular lo tecnológico con los 4

5 contenidos, la pedagogía y el conocimiento (Rienties, Brouwer y Lygo-Baker, 2013). Existen también estudios sobre experiencias exitosas en candidatos a docentes donde los resultados en la elaboración de proyectos multimedia dieron mejores resultados en grupos que utilizaron la modalidad Blended Learning para contactarse presencialmente y en línea con sus pares e instructores (Bicen et. al, 2014) o para formar comunidades mixtas o híbridas (blended communities) para el desarrollo profesional del docente (Matzat, 2013). Uno de los horizontes para las investigaciones sobre Blended Learning y la formación digital docente se encuentra en el aprendizaje híbrido o mixto basado en problemas (Blended Problem-Based Learning - Blended PBL), lo que permitirá realizar futuros análisis para el desarrollo profesional del docente universitario (Donnelly, 2010). A su vez, el Blended Learning provee una excelente oportunidad para que puedan aprender en el trabajo, compartiendo y comunicándose con otros colegas docentes, y a su vez, mejorar las prácticas en el aula y el aprendizaje de sus estudiantes (Owston et. al, 2008). La creación de portafolios innovadores donde se incluya información formal y no-formal de la enseñanza de los docentes, y en los que se desarrolle comunidades de aprendizaje entre profesores puede ser una alternativa para el desarrollo de competencias digitales. El portafolio docente se presenta como una herramienta tanto para la reflexión, el mejoramiento continuo de las prácticas de la enseñanza y el desarrollo de competencias (Seldin, 2011). De esta manera el desarrollo de competencias digitales del docente no dependerá exclusivamente de una capacitación formal sino también de una formación noformal e informal. 3. Metodología Como metodología de esta investigación, se utilizó la metodología cualitativa en dos momentos. Un primer momento consistió en un estudio de caso de uno de los cursos de capacitación en TIC para docentes universitarios en una universidad ecuatoriana. La técnica utilizada fue una revisión de archivos de los resultados de los diferentes instrumentos aplicados en la evaluación de docentes. La metodología central de esta investigación consistió en la aplicación del Diseño Basado en la Investigación (Design-based Resarch, DBR) de un programa de Maestría en Educación Digital en una universidad española. Este programa de Maestría permitiría levantar información de lo que implica una educación digital para profesorado universitario. El Diseño basado en investigación (Design-Based Research, DBR) conjuga el diseño con la investigación y la práctica. Este diseño está basado en el aprendizaje y se encuentra ligado a múltiples diseños y metodologías de la investigación, generando así una metodología híbrida (Wang & Hannafin, 2005). El Diseño basado en Investigación (DBI) se lo puede definir como una metodología sistemática y flexible que busca mejorar las prácticas educativas a través del análisis, diseño, desarrollo e implementación, basado en la colaboración entre investigadores y practicantes en una realidad concreta, y conduciendo hacia principios y teorías del diseño contextualizados (Wang & Hannafin, 2005). 5

6 A continuación se presentan las fases con las actividades y tareas del Diseño basado en la investigación: 4. Resultados Como resultados de la investigación, se propusieron las siguientes competencias digitales e informacionales para la formación del profesorado universitario: Tipo de competencia Competencias para una propuesta del curso de Estrategias metodológicas con TIC Saber diseñar y gestionar actividades de aprendizaje colaborativo presenciales y virtuales Competencia digital Saber desarrollar e innovar estrategias metodológicas con TIC en entornos virtuales de aprendizaje. Saber planificar y diseñar actividades de aprendizaje en ambientes presenciales y virtuales. Saber acompañar y evaluar procesos de gestión del conocimiento en entornos presenciales y virtuales a través del uso de herramientas digitales y software libre. Saber usar de manera responsable las TIC y los entornos virtuales de aprendizaje en el desarrollo profesional docente. Saber gestionar el desarrollo profesional docente con apoyo de las TIC y las redes sociales. Saber proteger el medio ambiente con el uso de las TIC, información y conocimiento digital Saber seleccionar, analizar e interpretar la Competencia informacional información de fuentes de internet. Saber generar conocimientos en entornos presenciales y virtuales a través del uso de las TIC Tabla 1: Competencias digitales e informacionales para la propuesta del curso de Estrategias Metodológicas con TIC para el profesorado universitario 5. Conclusiones y recomendaciones Ante un contexto digital en la educación universitaria, se puede concluir que hay que pensar y repensar en los modelos de capacitación docente en TIC 6

7 hacia una formación digital continua, sincrónica y asincrónica, formal y noformal, presencial y virtual, autónoma y colaborativa del profesorado. Esta formación digital deberá buscar el desarrollo de e-competencias o competencias digitales para las prácticas con TIC del docente universitario tanto dentro como fuera del aula (Gregory y Salmon, 2013). El uso del Blended Learning como una modalidad efectiva para el desarrollo profesional del docente es pertinente para el fomento de competencias digitales con el fin de mejorar las estrategias de enseñanza a través del uso de tecnologías de la información y comunicación (Owston et. al 2008; Wold, 2013; Drysdale et al., 2013; Halverson et al., 2014). El Blended Learning puede ser una alternativa de integración de las TIC en el desarrollo profesional docente no solamente como tecnologías de la información y comunicación, sino también como tecnologías para la gestión del conocimiento y del aprendizaje (Güzer y Caner, 2014). El uso de Tecnologías de la Información y Educación en la educación superior permite mejorar el aprendizaje de los estudiantes universitarios, considerando que estas nuevas tecnologías de la información y comunicación forman parte de la vida cotidiana. Sus formas de interrelación, gestión del conocimiento, desarrollo del pensamiento, y comportamientos están mediadas por el uso de TIC (Valverde- Berrocoso et al., 2004), lo que implica el estudio y análisis de nuevas modalidades para lograr aprendizajes significativos, estratégicos y relevantes, y más aún, el docente universitario tiene como desafío insertarse en esta nueva lógica digital y buscar espacios y programas alternativos para su educación y formación digital (Pérez Gómez, 2010). La formación digital docente se constituye un desafío para el docente universitario frente al avance vertiginoso de la tecnología. Por este motivo, se considera el Blended Learning como una alternativa para el desarrollo de competencias digitales del docente, desde la presencialidad de un curso de capacitación formal, hasta el uso sincrónico y asincrónico de herramientas digitales que complementen la formación digital (Regalado, 2013). A su vez, el uso del Blended Learning puede ser una alternativa de formación digital en países donde los niveles de conectividad son incipientes o limitados todavía: la presencialidad (face to face) puede complementar la educación digital del profesor universitario. El Blended Learning se constituye en una modalidad educativa virtual integradora de componentes tradicionales e innovadores, presenciales y virtuales, formales y no formales, sincrónicos y asincrónicos, de diferentes lenguajes, enfoques docentes y estilos de aprendizaje. Por ende, el fomento de investigaciones en torno al Blended Learning se constituye en un desafío para los investigadores en tecnología educativa. Más aún, dada la versatilidad de esta modalidad por los criterios de hibridez y combinación que tiene, es importante que las próximas investigaciones y prácticas educativas incorporen elementos del Mobile Learning o M-learning a partir de los dispositivos móviles como teléfonos inteligentes y tablets y sus correspondientes aplicaciones (apps), así como los elementos del U-learning o aprendizaje ubicuo que rompe con los esquemas tradicionales del espacio y del tiempo en la educación, y que incorpora nuevas herramientas tecnológicas como la televisión interactiva, televisión satelital, o el C-learning que es el aprendizaje que enfatiza la comunicación, la colaboración, la comunidad y la conexión aprovechando el 7

8 potencial de las nubes. La propuesta del curso de Estrategias metodológicas con TIC es una alternativa válida de capacitación docente. Por ende, se recomienda su adaptación e implementación en diferentes instituciones de educación superior del Ecuador como una contribución a la formación digital del profesorado universitario, y al desarrollo de competencias digitales e informacionales para la docencia y la investigación. Además, este tipo de investigaciones abre campo en el país para abrir y generar nuevos líneas de investigación en torno a la Tecnología Educativa o la Educación Digital. 6. Referencias bibliográficas Bartolomé, A. (2004). Blended learning. Conceptos básicos. Píxel-Bit. Revista de Medios y Educación. (23), Disponible en: g/documentacion/1_bartolome.pdf Bicen, H., Ozdamli, F. y Uzunboylu, H. (2014), Online and Blended Learning Approach on Instructional Multimedia Development Courses in Teacher Education. Interactive Learning Environments, 22 (4), pp Bonk, C. J., y Graham, C. R. (2004). Handbook of blended learning: Global Perspectives, local designs. San Francisco, CA: Pfeiffer-An Imprint of Wiley. Cabero, J. (2006). Bases pedagógicas del e-learning. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento (RUSC). Vol. 3, n. 1. UOC. Disponible en: Cobo, C. y Moravec, J. (2011). Aprendizaje Invisible. Hacia una nueva ecología de la educación. Barcelona: Publicacions i Edicions de la Universitat de Barcelona. Cooperberg, A. F. (2010). Las herramientas que facilitan la comunicación y el proceso de enseñanza-aprendizaje en los entornos de educación a distancia. RED. Revista de Educación a Distancia, 3, Universidad de Murcia. Disponible en: Chavarría, M. (2004). Educación en un mundo globalizado. México: Editorial Trillas. Donnelly, R. (2010). Harmonizing Technology with Interaction in Blended Problem-Based Learning. Computers & Education, 54 (2), pp doi: /j.compedu Drysdale, J. Graham, C., Spring K. y Halverson, L. (2013). An analysis of research trends in dissertations and theses studying blended learning. Internet and Higher Education, 17, pp Fainholc, B. (2008). Modelo tecnológico en línea de Aprendizaje electrónico mixto (o Blended learning) para el desarrollo profesional docente de estudiantes en formación, con énfasis en el trabajo colaborativo virtual. RED. Revista de Educación a Distancia, 21. Disponible en: 8

9 Garrison, D. R., Anderson, T., & Archer, W. (1999). Critical Inquiry in a Text- Based Environment: Computer Conferencing in Higher Education. The Internet and Higher Education, 2(2-3), Garrison, D. R., Anderson, T., & Archer, W. (2010). The first decade of the community of inquiry framework: A retrospective. The Internet and Higher Education, 13(1-2), Gregory, J. y Salmon, G. (2013). Professional development for online university teaching. Distance education, 34 (3). Disponible en: Güzer, B. y Caner H. (2014). The past, present and future of blended learning: an in depth analysis of literature. Procedia - Social and Behavioral Sciences, 116, pp Halverson, L.R., Graham, C.R., Spring, K.J. y Drysdale, J.S. (2012). An analysis of high impact scholarship and publication trends in blended learning. Distance Education, 33 (3), pp Halverson, L. R., Graham, C. R., Spring, K. J., Drysdale, J. S., y Henrie, C. R. (2014). A thematic analysis of the most highly cited scholarship in the first decade of blended learning research. The Internet and Higher Education, 20(0), doi: /j.iheduc Heinze, A., y Procter, A. (2004). Reflections on the Use of Blended Learning. Education in a Changing Environment conference proceedings. University of Salford. Jabif, L. (2007). La docencia universitaria bajo un enfoque de competencias. Valdivia: Universidad Austral de Chile. Khan, B. H. (2001). A framework for web-based learning. En B. H. Khan (Ed.), Web-based training (pp ). Englewood Cliffs, NJ: Educational Technology Publications. López Noguero, F. (2005). Metodología participativa en la enseñanza universitaria. Madrid: Narcea. Llorente, M. d., y Cabero, J. (2008). Del e-learning al Blended Learning: nuevas acciones educativas. Quaderns digitals. Disponible en: lizaarticuloiu.visualiza&articulo_id=10440 Mason, R., y Rennie, F. (2006). Elearning. The key concepts. New York: Routledge. Matzat, U. (2013). Do Blended Virtual Learning Communities Enhance Teachers Professional Development More than Purely Virtual Ones? A Large Scale Empirical Comparison. Computers & Education, 60 (1), pp doi: /j.compedu Moravec, J. (de.) (2013). Knowmad society. Minneapolis: Education Futures. Negroponte, N. (1998). Ser digital. Buenos Aires: Atlántida. Owston, R., Wideman, H., Murphy, J. y Lupshenyuk, D. (2008). Blended Teacher Professional Development: A Synthesis of Three Program Evaluations. Internet and Higher Education, 11, pp doi: /j.iheduc Peñalosa, E. (2013). Estrategias docentes con tecnologías: guía práctica. 9

10 México: Pearson. Pérez Gómez, A. I. (2010). Aprender a educar. Nuevos desafíos para la formación de docentes. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 68, pp Pérez Gómez, A. I. (2010). Nuevas exigencias y escenarios para la profesión docente en la era de la información y de la incertidumbre. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 68, pp Prieto, D. (2004). La comunicación en la educación. Buenos Aires: La Crujía. Rienties, B., Brouwer, N. y Lygo-Baker, S. (2013). The effects of online professionaal development on higher education teachers beliefs and intentions towards learning facilitation and technology. Teaching and Teacher Education, 29, pp Regalado, J. A. (2013). Las competencias digitales en la formación docente. Ra Ximhai, 9 (4), Universidad Autónoma Indígena de México El Fuerte, pp Disponible en: Sánchez Vera, M. (2012). Diseño de recursos digitales para entornos de e- learning en la enseñanza universitaria. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, volumen 15, nº 2, pp Seldin, P. (2011). El portafolio docente. Quito: Codeu Shea, P. (2007). Towards a conceptual framework for learning in blended environments. En A. G. Picciano & C. Dziuban (Eds.), Blended learning: research perspectives (pp ). Needham, Mass.: The Sloan Consortium. Recuperado a partir de Siemmens, G. (2004). Conectivismo: una teoría de aprendizaje para la era digital. Traducido por Francisco Leal (2007). Bogotá: Universidad de los Andes. Schnerkenberg, D. (2010). Overcoming Barriers for elearning in Universities-- Portfolio Models for ecompetence Development of Faculty. British Journal of Educational Technology, 41 (6), pp Tomei, L. (2003). Challenges of teaching with techology across the Curriculum: issues and solutions. London: Information Science Publishing. Valverde-Berrocoso, J. (coord.) (2011). Profesorado, tecnología educativa e innovación didáctica. Docentes e-competentes. Barcelona: Octaedro, pp Valverde-Berrocoso, J.; Garrido, M.C.; Fernández, R. (2010). Enseñar y aprender con tecnologías: un modelo teórico para las buenas prácticas con tic. Teoría de la Educación. Educación y Cultura en la Sociedad de la Información, pp Disponible en: Valverde-Berrocoso, J., López E., Garrido M. C. y Díaz D. (2004). Educación superior y entornos virtuales de aprendizaje: evolución de la oferta formativa on-line en las Universidades Públicas. Revista Qurriculum, 17, pp Volk, B. y Keller, A. (2010). Zurich E-Learning Certificate. A role model for the acquirement of ecompetence for Academic Staff. European Journal of 10

11 Open, Distance and E-Learning,1. Wang, Y., Han, X., & Yang, J. (2015). Revisiting the Blended Learning Literature: Using a Complex Adaptive Systems Framework. Educational Technology & Society, 18(2), Wang, F., & Hannafin, M. (2005). Design-based research and Technology- Enhanced Learning Environments. ETR&D, 53(4), Wold, K. (2013). Collaborative Inquiry: Expert Analysis of Blended Learning in Higher Education. International Journal on E-Learning 12 (2), pp Woodall, D. (2004). Blended Learning Strategies. Selecting the best instructional method. Dublin: Skillsoft Corporation. 11